Pandilla cobraba extorsión como si fuera ofrenda

Un pastor evangélico que la Fiscalía General de la República vincula con las estructuras criminales de las pandillas fue apresado el martes y será procesado por pertenecer a organizaciones terroristas.

LA PRENSA/Archivo

Un pastor evangélico que la Fiscalía General de la República vincula con las estructuras criminales de las pandillas fue apresado el martes y será procesado por pertenecer a organizaciones terroristas.

La Unidad de Vida de la Fiscalía informó que ordenó la captura del pastor evangélico Pedro Antonio Jiménez De León y 28 presuntos pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13), quienes operaban en el centro histórico de la capital salvadoreña.

Aparentando “ser pastores evangélicos realizaban cultos en cada cuadra con la finalidad de recoger la renta simulando una ofrenda” de los comerciantes de la zona, dijo la Fiscalía.

Un fallo reciente de la Corte Suprema de Justicia afirma que las pandillas y quienes las apoyan y financian son terroristas y los tribunales de justicia podrán imponer a los pandilleros penas severas de hasta 60 años de cárcel. Por eso, los capturados serán procesados por pertenecer a organizaciones terroristas y extorsión.

CON VIGILANTES PROPIOS

Según la Fiscalía, esta estructura de pandilleros tenías sus propios vigilantes de seguridad privada con la finalidad de mantener el control de los comerciantes y dar falsa información a la policía cuando ocurren homicidios, y además han estado utilizando la cobertura de supuestos rescatistas para movilizarse libremente por la zona y mantener vigilancia sobre la presencia policial y pandilleros contrarios.

Unidades de la Policía allanaron la vivienda del pastor donde dicen haber encontrados dos armas de fuego, que se presume eran de las pandillas. Se investigará si han sido utilizadas para cometer delitos.

En el centro histórico de la capital operan las pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18, dos de los grupos criminales más temidos en el país, que se han dividido el territorio para extorsionar los comerciantes de la zona y nadie puede trabajar en el lugar sin el permiso de ellos.

En algunos delitos contemplados en la Ley Especial Contra Actos de Terrorismo, se podría aumentar hasta en una tercera parte del máximo señalado.

En ElSalvador las pandillas establecidas en populosos barrios y comunidades están integradas por más de 70,000 jóvenes y adultos. Más de 13,000 están presos y según las autoridades están involucrados en la mayoría de los crímenes que se cometen en el país.