Cacao nica se posiciona en París

En el primer día del evento una de las muestras locales pasó a la siguiente ronda y se ubicó entre las 17 mejores del mundo en los Premios Internacionales de Cacao 2015 (ICA por sus siglas en inglés).

A partir de hoy y durante los próximos cinco días las muestras más representativas del cacao y chocolates nicaragüenses serán expuestas en el festival internacional que realiza anualmente el Salón del Chocolate en París, Francia.

En el primer día del evento una de las muestras locales pasó a la siguiente ronda y se ubicó entre las 17 mejores del mundo en los Premios Internacionales de Cacao 2015 (ICA por sus siglas en inglés).

Además de esto, un representante de los productores impartirá una charla y participará en los paneles de discusión sobre estrategias para mejorar la calidad del grano.

“La idea es encontrar ahí nichos pequeños de mercado para exportar directamente nuestro cacao y que al mismo tiempo este sea identificado como un grano de calidad ante los compradores más exigentes”, dijo Ángel Alfonso Tapia, presidente de la Cooperativa Multisectorial de Desarrollo Productivo del San Juan (Codeprosa), organización que en los últimos años ha obtenido cuatro premios nacionales.

Tapia cultiva cacao en El Castillo, Río San Juan, y viajó a París esta semana con la confianza en que por su calidad las muestras locales lograrán ubicarse en los primeros lugares de la competencia.

MEJORAN PLANTACIONES

Dicha calidad fue reconocida recientemente por la Organización Internacional del Cacao (ICCO por sus siglas en inglés), que en septiembre pasado incluyó a Nicaragua en la lista de países productores de cacao fino o de aroma, que solo incluye a 18 naciones. De estas solo a nueve, incluida Nicaragua le ha sido declarado el ciento por ciento de su producción como cacao fino o de aroma.

Pero estos logros no son casuales, sino resultado del trabajo de los últimos años por mejorar la calidad del cacao local. Por ejemplo, en Río San Juan el Programa Progresa-Caribe promueve el mejoramiento genético de unas mil manzanas de cacao cultivadas por unos 750 productores. Y en la zona de Waslala, en la Región Autónoma del Caribe Norte, beneficia a unos quinientos productores.

“Trajimos una planta del Catie (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza) de Costa Rica y de ella estamos sacando las varetas para injertar los árboles improductivos para mejorar su genética”, manifiesta Tapia.

También se enseñó a los productores a identificar las variedades altamente productivas de sus plantaciones (con al menos sesenta mazorcas y que estas tengan muchos granos), para que las marquen como plantas élites, para que de ellas extraigan varetas y yemas para injertar las plantas improductivas, detalla Ricardo Francisco Godoy, técnico del Instituto para el Desarrollo y la Democracia (Ipade).

ELEVARÁN EL RENDIMIENTO

Además, con el uso de esta técnica además de garantizar el origen genético y la calidad se reducirá el tiempo de espera para el inicio de producción de las plantaciones. “Los árboles empiezan a producir al año y medio y no a los cinco como antes”, señala Tapia.

El Progresa-Caribe es promovido por un consorcio integrado por Lutheran World Relief, TechnoServe y Catholic Relief Services (CRS) y ejecutado en Río San Juan por el Ipade. Los técnicos recolectan información para definir una cartilla técnica para el manejo integral de las plantaciones que incluirá también la instalación de una planta procesadora de fertilizante orgánico.

Con estos cambios se espera que en los próximos cuatro años se eleve el rendimiento actual que oscila entre cuatro y seis quintales por manzana a entre quince y veinte quintales por manzana, explica Reynerio Solís, coordinador del Progresa-Caribe en Río San Juan.

Pero para cumplir los requisitos del mercado también se han hecho cambios en el manejo poscosecha. “Antes secábamos el cacao en las fincas ahora lo traemos en baba a los centros de acopio para garantizar la fermentación adecuada”, expresa Emilio Pérez López, productor de Los Chiles, Río San Juan.

TAMBIÉN MEJORAN LA POSCOSECHA

Al menos seis centros de acopio se han instalado en distintas comunidades de la zona y en ellos se garantiza un adecuado secado. “Ya sea al sol o con la ayuda de hornos (en la época lluviosa) para que el producto cumpla los requisitos de calidad que exige Ritter Sport, empresa ubicada en Matagalpa que adquiere casi toda la producción de cacao de esta zona”, dice Mauricio Martínez, gerente de la Unión de Cooperativas de Río San Juan.

El traslado del cacao desde las distintas comunidades de Río San Juan hasta la empresa Ritter Sport, en Matagalpa, demanda grandes esfuerzos y eleva los costos ya que a la carga le toma un día entero llegar a su destino, dice Tapia.

Y aunque actualmente el precio es muy atractivo —diez córdobas por libra en baba— los socios de Codeprosa y de la Cooperativa de Productores de Cacao Familias Unidas de El Castillo (Cooprocafuc) albergan la ilusión de encontrar nichos de mercado especializados (en Europa y otras regiones) que demanden volúmenes bajos que puedan abastecer sin la participación de intermediarios.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: