9 mil cocodrilos de los Rosenthal llevan 40 días sin comer

Una veintena de empleados son los únicos que salvan del total abandono a unos 9 mil cocodrilos hambrientos que están en la cocodrilera de los Rosenthal, ubicada en Villanueva, departamento de Cortés, Honduras.

Los cocodrilos empiezan a verse flacos y débiles. Foto de La Prensa de Honduras.

Una veintena de empleados son los únicos que salvan del total abandono a unos 9 mil cocodrilos hambrientos que están en la cocodrilera de los Rosenthal, ubicada en Villanueva, departamento de Cortés, Honduras.

El lugar es parte de la Fundación Biológica Jaime Rosenthal, que pasa por una crisis por la falta de fondos, al igual que las empresas de Grupo Continental.

Un equipo de periodistas de La Prensa de Honduras se trasladó hasta la inmensa cocodrilera para conocer la situación de los empleados y los animales, y descubrió la precariedad en la que ha quedado la fundación.

Agobiados, los trabajadores revelaron que los cocodrilos ya tienen casi los 40 días sin comer, pues no hay dinero ni para pagar a los camiones que trasladan el alimento que consiste en desperdicios de carne.

Esos fletes cobran unos 114 dólares. Agregaron que cuando la cocodrilera funcionaba normal, a veces se pagaban hasta dos viajes de comida, de la cual mucha era donada, pero ahora no pueden pagar ni uno solo.

“No sabemos si quedaremos sin empleo ni sabemos si nos pagarán, y nos preocupan los cocodrilos que ya tienen como 40 días de no comer porque no hay dinero”, declaró uno de los empleados que prefirió no ser identificado. Por pasar hambre tanto tiempo, en los últimos días murió un cocodrilo que estaba en el área de recuperación.

El cadáver del reptil, que apenas empieza a descomponerse, sigue tirado en la fundación. “Los cocodrilos se ven débiles y su piel empieza a colgarles, porque están delgados. Unos ya desesperados rompen el cerco y salen a buscar comida, otros se muerden entre ellos por el hambre. Los dueños de esto no han regresado y tenemos miedo que nos dejen sin nada”, dijo el angustiado trabajador.

Efecto dominó

La cocodrilera no está intervenida por las autoridades de Honduras ni fue señalada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos el pasado 7 de octubre, cuando designó como lavadores de activos vinculados al narcotráfico a Jaime, Yani y Yankel Rosenthal y a las principales empresas de Inversiones Continental. Sin embargo, fue ese bloqueo de la columna vertebral del conglomerado de los Rosenthal lo que dejó a la cocodrilera sin fuente de financiamiento.

“A los cocodrilos se les daba varias libras de comida y podían pasar tranquilos hasta 15 días sin comer. El infortunio es que estaban en ese período de días, ya iban como 13, cuando pasó el problema (señalamiento de Ofac a miembros y empresas de la familia Rosenthal) y ahora los animales han pasado sin alimento más de un mes, más del doble de lo que pueden resistir”, dijo un empleado de la cocodrilera.

Una carga pesada

Encontrar una solución para la fundación no será fácil, pues nunca llegó a ser un proyecto rentable, ni siquiera cuando el conglomerado Rosenthal estaba en su mayor auge. En una entrevista a la revista Forbes de México, en junio de 2014, el propio Jaime Rosenthal admitió que la cocodrilera era un proyecto que funcionaba dejándole pérdidas, pues lo consideraba una inversión que podría dar ganancias vendiendo pieles a grandes marcas internacionales, pero en el futuro.

El empresario reveló que ya había invertido cinco millones de dólares en este proyecto.

La cocodrilera está conformada por un área de engorde, una de crecimiento, y varias lagunas de reproducción, donde hay un cocodrilo macho con varias hembras. También la laguna turística, donde solo hay machos, y el área de recuperación.

“Seguimos viniendo a trabajar por responsabilidad, por no dejar a los animales solos, pero algunos compañeros ya se han retirado y buscado otros trabajos. A fin de este mes corresponde que nos paguen, y la mayoría dice que si no reciben pago se irán a buscar trabajo porque no pueden estar sin recibir dinero, pues tienen familias que alimentar, alquiler que pagar, etcétera”, expresó el empleado de la fundación biológica.

Después de la marcha de algunos trabajadores, en el área de cocodrilos han quedado unos 20 empleados que no saben si recibirán salario.

“La gente está angustiada por la situación. Algunos tienen 21 años de trabajar aquí, otros 11 años y nadie sabe qué pasará. La maleza ha crecido, el agua está sucia, no hay con qué darle comida a los cocodrilos ni se han limpiado las áreas de ellos”, dijo el trabajador.

Además de la cocodrilera, en la fundación biológica también hay un área con siete leones, los cuales hasta ahora sí se han podido alimentar con las reservas que habían.

En la laguna turística se observa a los cocodrilos débiles y delgados.