La conga roja - La Prensa

La conga roja

La roconola de don José A. Beroy, mejor conocido como “el chele Beroy”, se escucha a lo lejos interrumpiendo el silencio de los lugareños: “Los aretes que le faltan a la luna los tengo guardados…”

07/11/2015

La roconola de don José A. Beroy, mejor conocido como “el chele Beroy”, se escucha a lo lejos interrumpiendo el silencio de los lugareños: “Los aretes que le faltan a la luna los tengo guardados…”

Mesas y cuarterías, guaro pelón, risas, luces, lentejuelas, zapatos de tacón embadurnan la noche de placeres y pecados. El único lugar donde algunos pobladores, después de un largo día aburrido y cansado, llegan a relajar el pensamiento y la lujuria.

El chele Beroy, sentado en la butaca a un lado de la puerta, invita a pasar a los visitantes, no deja pasar a los chavalos porque si el teniente Molina lo agarra con cipotes adentro, le cierra el putal más antiguo del pueblo.

“Lugar pecaminoso” dicen que las mujeres con las bocas rojas y las medias de maya negra seducen a cualquiera en el baile de cabaret, los maridos se confiesan en la misa del domingo, para colgar nuevamente sus pecados en la semana.

La Conga Roja se ubicaba en el intestino del pueblo, allá por el charquito del río Tecomapa. Su propietario había traído mujeres lindas, meretrices resentidas de algún modo, de la vida alegre como las nombraban las señoras de gran reputación, nunca dijo el chele Beroy, cómo hacía para conseguirlas, venían como cargamento de contrabando, las traía entrando la noche para no causar revolución entre los bien renombrados señores y señoras de prestigio moral, aunque algunos clientes, ya eran fijos en el llamado lugar de perdición. Nunca se la cerraron porque el chele Beroy tenía bien claritos los nombres de maridos que ocupaban cargos públicos, y bien que sabía complacer el gusto de clientes exigentes en asuntos de amores.

Me cuenta un viejo cliente que ahora no voy a mencionar, que las mujeres las traían de Chinandega, León, Estelí, y en aquellos tiempos eran bien pagadas. Una vez al mes las llevaban al centro de salud y ese día que las meretrices llegaban, no se atendía solo a ellas, que eran mal vistas por la sociedad aunque en el fondo los maridos tragaran grueso, de puro gusto y recuerdos nocturnos al verlas en la calle.

Un momento de acompañamiento y fantasías costaba 20 pesos que en aquellos tiempos equivalía a mucho dinero, así fue que hizo dinero el chele Beroy, a costa del sudor ajeno.

La Conga Roja abría a partir de las 8 de la noche, y como en el pueblo la luz eléctrica la vendía un tal Adán Quintana, a las diez exactamente, se iba el servicio eléctrico, los hombres aprovechaban la oscuridad del pueblo para regresar a sus hogares sin arrepentimientos.

Hasta 1950, la Conga dejó de funcionar, dada la muerte de su dueño, nadie quiso seguir la tradición del viejo pregonador de amores prohibidos.

Algunas mujeres, trabajadoras del antiguo lugar se quedaron en el pueblo bien casadas y en hogares estables, lejos quedó el recuerdo de un lugar que en las sombras invitaba al amor de cabaret, entre ellas imagino a una que todavía es bonita y con aires de otros horizontes, recordando la roconola y el humo de cantina, sonríe…

“Los aretes que le faltan a la luna, los tengo guardados en el fondo del mar”.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.

Recientes
25/03/2019 12:00 AM

Winston Miranda y Javier Valle Pérez en “reencuentro” con las artes contemporáneas

Cultura
Winston Miranda y Javier Valle Pérez en “reencuentro” con las artes contemporáneas

En esta muestra Wisnton Miranda exhibirá sus obras surrrealistas, en tanto Javier Valle Pérez sus piezas abstractas, explicó Johann Bonilla, director de la Galería Rancho Santana..

25/03/2019 12:00 AM

No se mata la información

Editorial
No se mata la información

Este diseño de la portada es un mensaje de protesta contra el régimen de Daniel Ortega, que desde hace 30 semanas tiene secuestrados en las bodegas de Aduana el papel, la tinta y otros insumos indisp..

25/03/2019 12:00 AM

¿Por qué noventa días?

Columna del día
¿Por qué noventa días?

La verdad es que con esos tres meses el gobierno se da la potestad de retener por muchas semanas a los presos más emblemáticos y usarlos, de nuevo, como rehenes o fichas de negociación...

25/03/2019 12:00 AM

Estadio Cacique no tendrá mejoras porque dinero se ocupó para reparación de calles y remodelación de la Alcaldía

Deportes
Estadio Cacique no tendrá mejoras porque dinero se ocupó para reparación de calles y remodelación de la Alcaldía

El techo, graderías, vestidores de los jugadores, enmallado y fachada del estadio, siguen deteriorados..

25/03/2019 12:00 AM

Libra de pollo aumenta cinco córdobas en mercados capitalinos

Nacionales
Libra de pollo aumenta cinco córdobas en mercados capitalinos

“Este incremento en el pollo nunca antes lo habíamos visto. Por lo general le suben cinco reales (centavos) o un córdoba, pero no tres o cinco córdobas de un solo”, dice Marcos Hernández, vende..

25/03/2019 12:00 AM

Portada impresa 25-03-2019

Portada Impresa
Portada impresa 25-03-2019

..

x