50 años de vida teatral y musical

¿Quién me iba a decir a mí, hace 50 años, que iba a llegar a cumplirlos cuando debuté de 17 años con el personaje de Felisa en Los árboles mueren de pie, de Alejandro Casona, con la Comedia Nacional de Nicaragua dirigida por el actor mejicano César Sobrevals?

LA PRENSA/ O. NAVARRETE

¿Quién me iba a decir a mí, hace 50 años, que iba a llegar a cumplirlos cuando debuté de 17 años con el personaje de Felisa en Los árboles mueren de pie, de Alejandro Casona, con la Comedia Nacional de Nicaragua dirigida por el actor mejicano César Sobrevals?

¿Que hasta la fecha iba a acumular un total de 36 obras de teatro de dramaturgos universales y nacionales, y trabajar con otros grupos de teatro independientes?

¿Que iba a presentarme en Costa Rica, Guatemala, Estados Unidos, México, Cuba, El Salvador, Suecia y Honduras?

¿Que iba a tener la oportunidad de ser dirigida por excelentes directores de teatro, de cine y televisión extranjeros y nacionales?

¿Que iba a ganar el premio Junior de Plata como mejor actriz debutante en 1965, que iba a ser nominada con el Güegüense de Oro como mejor actriz en 1968, que gané mención especial como mejor actriz en el primer Festival Nicaragüense de Video en 1988 de la serie de ficción Nieve dirigida por el mejicano Miguel Necoecha?

¿Que iba a fundar en 1989 el grupo Teatro Talía de Nicaragua gracias a mis primos Raúl Orozco y su hermano Alejandro Orozco que consiguió el patrocinio con una ONG guatemalteca escogiendo a Pedro Galarza, argentino, actor, director y pedagogo teatral?

¿Que iba a ser galardonada por nuestro presidente, comandante Daniel Ortega Saavedra, con la Orden Independencia Cultural Rubén Darío y la Medalla de la Excelencia en 2008?

¿Que iba a ganar el documental Primera actriz en el Festival Ícaro Nicaragua 2013 del director-realizador Yader Gudin de Brasil?

Todas estas preguntas están contestadas de alguna manera en la exposición de cuadros con fotografías y reportajes que esta noche presento ante ustedes.

Y no quiero terminar sin antes agradecer profundamente a todas las personas, entidades, instituciones y empresas que a lo largo de estos años han apoyado y patrocinado las puestas en escena del Teatro Talía de Nicaragua, apoyo sin el cual no hubiera sido posible llevar a escena Los Fusiles de la Madre Carrar, de Bertolt Brecht; el Café-Concert 8:00 p.m. un tango para Managua, de Pedro Galarza; El hombre de la flor en la boca, de Luigi Pirandello; el monólogo La soledad tiene un nombre, de Blanca Rojas; Señorita Julia, de August Strindberg; Cuesta debajo, de Gabriela Fiori; El tango de Laura, de Pedro Galarza; 30 años Evelyn Martínez; el monólogo A la sombra de una luz oscura, de Isidro Rodríguez Silvia; 35 años Evelyn Martínez; El premio, de Jaime Alberdi; 40 años de vida teatral y musical, Tango, Las manos de Eurídice, Casa de Muñecas, de Henrik Ibsen; Antes del desayuno, de Eugene O’Neill; Vidas de Camerino de Javier amor y ahora 50 años de vida teatral y musical.

Asimismo, a todos los periodistas de los medios escritos, televisivos y radiales que me han entrevistado y publicado desde que comencé mi bregar en 1963 en el piano, la declamación, el teatro, el canto, en el cine, la televisión y la radio, también mi más profundo agradecimiento.

Y agradezco con mucho cariño a ustedes por encontrarse presentes esta noche celebrando mis 50 años de vida teatral y musical. Muchas gracias.

Salón de los Cristales Teatro Nacional Rubén Darío. Octubre 29, 2015