Los Gigantes se imponen al Bóer

Aun sin llegar a desplegar una autoridad aplastante y ni siquiera generar emociones que pusieran a soñar a sus seguidores, los Gigantes de Rivas sí mostraron la firmeza y el oficio necesario para administrar su talento, mientras vencían 4-1 al Bóer ayer, en la ciudad sureña.

Elvin Orozco se anotó su primera victoria de la temporada, con una labor sólida ante los Indios, que tampoco tuvieron chance ante Frank del Valle. LA PRENSA/JADER FLORES

Aun sin llegar a desplegar una autoridad aplastante y ni siquiera generar emociones que pusieran a soñar a sus seguidores, los Gigantes de Rivas sí mostraron la firmeza y el oficio necesario para administrar su talento, mientras vencían 4-1 al Bóer ayer, en la ciudad sureña.

La victoria comenzó a edificarse a partir de una formidable presentación del matagalpino Elvin Orozco, el ganador, y de un relevo mortífero del zurdo cubano Frank del Valle, quienes redujeron a la tribu a una carrera y seis hits, para impedirle escapar del sótano.

Orozco (1-0) comenzó a tambor batiente con un scone de ponches en el primer episodio. Y aunque su intensidad fue bajando, colgó cinco ceros al hilo, mientras Jairo Muñoz, el abridor de los Indios, lucía permeable y toleraba la primera carrera en el tercer episodio.

Después de golpear a Isaac Martínez, Jesús López cometió error en segunda y Jimmy González siguió con hit para el 1-0 ante Muñoz, quien volvió a flaquear en el cuarto, cuando los rivenses ampliaron a 3-0, tras cañonazos de Carlos Sosa, Denis Phipps y Dwight Britton.

Ahí fue clave un squeeze play ejecutado por Mark Joseph, en una entrada en la que había dos outs y la defensa del Bóer estaba atrás. Joseph tocó y a pesar de la rápida intervención del lanzador Muñoz, llegó a salvo a la inicial, mientras Britton cruzaba el plato.

Los Gigantes no bajaron el gas en el quinto y movieron la pizarra a 4-0, mediante cohetazos de los venezolanos Wuilliam Vásquez y Luis Alen, a pesar de un doble play ejecutado por la defensa india. Ahí entró en acción el bullpen del Bóer y los sureños no volvieron a anotar.

Darrel Leiva relevó a Muñoz y después de pintar en blanco el sexto y séptimo episodios, sin siquiera tolerar hits, Braulio Silva se encargó de completar la faena, aunque inútil porque ya no hubo más variantes en el marcador.

Los Gigantes no necesitaron anotar más porque del Valle fue enérgico con sus disparos en 3.1 innings, a pesar que inició tolerando doblete a Marcos Vechionacci, que permitió anotar a Jesús López la única carrera del Bóer.

Orozco salió después de dos outs en el sexto, en el que otorgó dos boletos, incluyendo uno a López. Entró del Valle y Vechionacci lo saludó con su doble, pero luego hizo abanicar la brisa a Juan Carlos Urbina para completar el inning.

No hubo más daño, ni más peligro que un cañonazo de Wilfredo Giménez dentro del cuadro, mientras una doble matanza, sellaba la victoria sureña en el noveno, cuando la tribu intentaba ensayar una remontada que no fue posible.

OROZCO IMPUSO EL ORDEN

Todavía no consiguen llegar al nivel esperado, pero al menos ayer los Gigantes consiguieron su victoria más solvente de la campaña.

Elvin Orozco fue la piedra angular con su trabajo de tres hits, una carrera, dos bases y seis ponches a lo largo de 5.2 episodios.

Frank del Valle fue agredido sin montar en su caballo con el doble de Vechionacci, pero reaccionó y se anotó juego salvado por el Rivas.

Al bate, el cañonero más activo fue el venezolano Luis Alen, con tres hits y una carrera remolcada. Del line up sureño, solo Denis Phipps se fue en blanco de 2-0.

Por el Bóer, su abridor, Jairo Muñoz lanzó cinco entradas, en las que toleró nueve hits, cuatro carreras, de ellas tres limpias.

Darrel Leiva lanzó dos innings sin carreras y Braulio Silva agregó uno más, lo que muestra un buen desempeño del bullpen indígena.

Hoy el Bóer se va a Granada para jugar ante el Oriental. Los Gigantes reciben a los Tigres a las 11:00 a.m.