Sequía de bajo impacto

Tras un encuentro entre representantes del sector productivo y autoridades locales, realizado esta semana en las instalaciones del Ministerio Agropecuario, se determinó que las afectaciones provocadas por la sequía en la producción agrícola de los subciclos de primera y postrera son menores a las proyectadas inicialmente.

La producción de granos básicos fue la más afectada en el Corredor Seco. LA PRENSA/ARCHIVO

Tras un encuentro entre representantes del sector productivo y autoridades locales, realizado esta semana en las instalaciones del Ministerio Agropecuario, se determinó que las afectaciones provocadas por la sequía en la producción agrícola de los subciclos de primera y postrera son menores a las proyectadas inicialmente.

LA PRENSA no pudo cubrir dicho encuentro porque no fue invitada, solo se permitió el acceso a medios oficialistas.

Por el inicio tardío de la temporada lluviosa, al inicio del Ciclo Agrícola 2015-2016 se proyectó inicialmente una reducción de hasta quinientas mil toneladas de caña (un millón de quintales de azúcar), entre doscientos mil y trescientos mil quintales de sorgo, hasta setecientos mil quintales de maní y cifras no determinadas de granos básicos.

Pero en el caso de la caña, la reducción “probablemente será solo de 250 mil toneladas de caña”. Que equivalen a quinientos mil quintales de azúcar menos, con respecto a los 15.30 millones de quintales de azúcar producidos en la zafra anterior.

“Entonces la meta es llegar al menos a 14.6 millones de quintales, ya que las lluvias de los últimos días han permitido una recuperación y como la zafra va a ser más pequeña incluso vamos a retrasar un poco su inicio, previsto para el 17 de noviembre, para permitir un poco más de recuperación de la caña”, dijo Mario Amador Rivas, gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA).

Con el sorgo rojo se mantiene que la reducción será de entre doscientos mil y trescientos mil quintales, pero se hizo una siembra adicional de sorgo blanco que permitirá obtener unos doscientos mil quintales que compensarán parte de la merma. “Entonces la reducción será únicamente de unos cincuenta mil quintales para alcanzar los 1.3 millones de quintales previstos”, detalló Martín Argüello, vicepresidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Al final el más afectado, según Argüello, será el maní, cuya merma puede ser de hasta quinientos mil quintales respecto a los entre 3.50 y 3.70 millones de quintales que se tenía previsto producir.

MENOS AFECTADOS

Respecto al arroz, se mantiene la meta de producir al menos 5.15 millones de quintales, entre el grano de riego y el secano, volumen que representa el setenta por ciento del consumo nacional, que es completado en cada ciclo con importaciones.

Según Argüello, en café y ganadería no se esperan afectaciones, y las que pudieron registrarse en maíz y frijol se compensarán con la siembra de apante que iniciaría entre finales de noviembre e inicios de diciembre.

La producción de maíz estimada en 9.2 millones de quintales ya habría alcanzado 7.9 millones de quintales y la de frijol entre 4.4 y 4.5 millones de quintales.

Para el presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua (UNAG), Álvaro Fiallos, respecto a los granos básicos es difícil determinar los volúmenes producidos ya que la irregularidad de las lluvias ha provocado una siembra y recolección de cosecha permanente que empalmará los tres subciclos y a la vez compensará las reducciones.

¿Y EL CORREDOR SECO?

Esta misma semana el presidente de Upanic, Michael Healy, dijo que Nicaragua ha perdido entre un cincuenta y un 75 por ciento de su producción de granos básicos en la región del Corredor Seco a causa de la sequía.

El Corredor Seco abarca un promedio de 33 municipios en la franja del Pacífico y Norte de Nicaragua, aunque dependiendo del nivel de impacto de la sequía, la cantidad de municipios puede aumentar.

Healy aseguró que la producción obtenida en las zonas húmedas del país —principalmente en el Caribe y la zona Central— ha logrado mantener el abastecimiento nacional y estabilidad en los precios.

SIN CIFRAS

Desde inicios de 2014 el Banco Central de Nicaragua dejó de publicar las cifras de producción de granos básicos. A inicios de agosto el titular de la institución, Ovidio Reyes, dijo que se debía a que ahora es el Banco el que recopila la información y no el Ministerio Agropecuario, como se hacía antes. En ese entonces dijo que en dos semanas tendrían la información y que se había recopilado este año, pero hasta ahora no se ha dado a conocer número alguno.