Los dos planes de Maduro - La Prensa

Los dos planes de Maduro

Nicolás Maduro sabe que perderá las elecciones del 6 de diciembre. El desastre es demasiado intenso. Lo dicen todas las encuestas. El 90 por ciento de los venezolanos quiere un cambio. El 80 por ciento culpa a Maduro. El 70 por ciento está decidido a votar contra ese gobierno meticulosamente incompetente.

08/11/2015

Nicolás Maduro sabe que perderá las elecciones del 6 de diciembre. El desastre es demasiado intenso. Lo dicen todas las encuestas. El 90 por ciento de los venezolanos quiere un cambio. El 80 por ciento culpa a Maduro. El 70 por ciento está decidido a votar contra ese gobierno meticulosamente incompetente.

Los venezolanos están cansados de hacer colas para comprar leche, papel higiénico, cualquier cosa. Les horroriza la inflación. Todo es más caro cada día que pasa. El salario de un mes se consume en una semana. Les asquea la corrupción. Saben o intuyen que la cúpula chavista es una asociación de maleantes coludidos para saquear al país. A falta de harina, la violencia es la arepa de cada día. Caracas es una de las ciudades más peligrosas del mundo. Y más sucias. (La cubanización también es eso: escombros y aguas negras regadas sobre un gastado pavimento lleno de agujeros).

Pero Maduro obedece ciegamente un axioma castrista: “La revolución no se entrega nunca”. La revolución es una construcción verbal que, en realidad, quiere decir el poder. El poder es lo que no se entrega nunca. La revolución es una cosa plástica que se transforma para no perder el poder. La construcción verbal tiene otros componentes retóricos: “Pueblo, justicia social, antimperialismo, pobres oprimidos, ricos codiciosos, multinacionales explotadoras, el enemigo yanqui”. Son cientos de expresiones con las que se arma el relato.

Hasta 1998, según los Castro, se llegaba al poder a tiros y se declaraba la revolución. Ese era el dogma. Es lo que ellos habían hecho. A fines de ese año, Hugo Chávez ganó unas elecciones y alcanzó el poder por otros medios, pero con los mismos fines. Fidel, a regañadientes, aceptó el cambio de método, pero aclarando que el poder no se cede nunca.

Aceptaban que el chavismo desmontara pacientemente el andamiaje de la democracia liberal y liquidara las zarandajas de los tres poderes y la libertad de prensa y asociación, pero dejando muy claro que la revolución, es decir, el poder, nunca era negociable. La alternancia era una ridícula práctica republicana de los blandengues burgueses que no cabía en un modelo genuinamente testiculado y revolucionario.

¿Qué va a hacer Maduro ante la derrota electoral que predicen las encuestas y su decisión de no abandonar el poder jamás, impuesta por Cuba, pero entusiastamente asumida por él y por la cúpula chavista?

Maduro tiene un plan A y un plan B.

El A es tratar de ganar las elecciones o aceptar que pierde por una mínima cantidad. ¿Cómo lo perpetra? Encarcelando o prohibiéndoles participar a líderes opositores que pueden arrastrar a muchos compatriotas a las urnas. Ese es el caso, entre otros, de Leopoldo López y María Corina Machado. Manipulando las máquinas de votar. Generando cédulas falsas. Dibujando los distritos para favorecer a los suyos. Abusando de los medios de comunicación 100 a 1. Obstaculizando de mil maneras el voto de los opositores.

El propósito del Gobierno es desalentar a los demócratas para que no voten. Calculan que con la suma de todas esas trampas pueden ganar o perder por poco margen. Y, si pierden, compran a cualquier precio a un puñado de diputados deshonestos y continúan con el poder fuertemente sujeto.

El plan B se pondría en marcha si falla el A y es tal la avalancha de votos que no hay manera de ocultar una derrota contundente. Fue lo que le sucedió a Jaruzelski en Polonia en el verano de 1989. Utilizó todas las ventajas del poder para aplastar a Solidaridad en unas elecciones parciales limitadas al senado, pero Walesa y su tribu democrática obtuvieron el 95 por ciento de los votos y casi todos los escaños. El régimen comunista se desplomó ante la evidencia del rechazo.

Maduro ha tenido la cortesía de anunciar su Plan B. Si pierde, utilizará las prerrogativas de la ley habilitante para demoler las pocas instituciones de la República que quedan en pie y gobernará revolucionariamente con “el pueblo y el ejército”. A esa infamia la llaman “profundizar la revolución”. ¿Entregar el poder? Ni soñarlo. O sea, una satrapía monda y lironda, colectivista y brutal, ya sin disfraces burgueses.

¿Qué deben hacer los venezolanos? Lo que hicieron los polacos. Salir a votar masivamente. Enterrar esa inmundicia bajo una montaña de votos y pelear sufragio a sufragio y mesa por mesa, sin miedo y sin desmayo.

El plan A es peor que el B. El A continúa una farsa agónica que inevitablemente conduce a una muerte lenta y dolorosa. El B tiene la ventaja de que desnuda sin pudor el carácter totalitario de esa dictadura y le pone fin a la truncada historia de la revolución de los oprimidos. Se acabó el relato.

Hay muchos venezolanos, chavistas y no chavistas, militares y civiles, que acaso no van a permanecer impasibles mientras Maduro y sus amos de La Habana tuercen la voluntad popular y les imponen un yugo permanente. Hay que jugárselo todo el 6 de diciembre. Tal vez la vida misma. El autor es periodista y escritor. Su último libro es la novela Tiempo de Canallas . ©FIRMAS PRESS.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.


Recientes
25/03/2019 01:41 PM

El Preso 198: un perfil periodístico de Daniel Ortega entre los libros más buscados

Cultura
El Preso 198: un perfil periodístico de Daniel Ortega entre los libros más buscados

Meses después del estallido de abril del 2018 lectores han buscado libros sobre la lucha por el poder, corrupción, crimen y ficción; y recientemente poemas de Ernesto Cardenal..

25/03/2019 12:58 PM

Juez brasileño ordena la liberación del expresidente Michel Temer

Internacionales
Juez brasileño ordena la liberación del expresidente Michel Temer

El magistrado Antonio Ivan Athié explicó que pese a los "indicios" que existen contra el exmandatario, referentes a supuestos sobornos recibidos en 2014, la prisión de forma preventiva no tiene just..

25/03/2019 12:13 PM

Daniel Ortega tiene una protesta social en el país que va a reventar, asegura el sociólogo Freddy Quezada

LPTV
Daniel Ortega tiene una protesta social en el país que va a reventar, asegura el sociólogo Freddy Quezada

Daniel Ortega tiene a todo mundo en contra afuera de Nicaragua y adentro tiene una protesta social que va a reventar, analiza el sociólogo ..

25/03/2019 12:09 PM

René Lacayo establece récord nacional: nueve campeonatos en ajedrez

Deportes
René Lacayo establece récord nacional: nueve campeonatos en ajedrez

René Lacayo superó la marca nacional de más campeonatos nacionales obtenidos que estaba en poder de Martín Guevara con ocho cetros..

25/03/2019 12:06 PM

Así fueron los días de castigo del antimotín que se rebeló a la Policía Orteguista

LPTV
Así fueron los días de castigo del antimotín que se rebeló a la Policía Orteguista

Al exsuboficial Julio César Espinoza lo encarcelaron siete meses bajo cargo de terrorismo por oponerse a la represión contra los manifestantes. ¿Cómo castiga el orteguismo a quienes le dicen no des..

25/03/2019 11:28 AM

“América Latina está bloqueada desde hace mucho tiempo”: por qué la región no logra crecer de forma sostenida

Economía
“América Latina está bloqueada desde hace mucho tiempo”: por qué la región no logra crecer de forma sostenida

En el año 2018, el Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina creció un 1.2 por ciento, algo menos de lo que lo hizo en 2017, cuando se situó en el 1.3 por ciento, por lo que la economía se de..

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}


x