¿Angustia por la mudanza?

Nadie sabe cómo reaccionarán los pequeños de la casa cuando se tome la decisión de mudarse, porque algunos se adaptan muy bien al cambio, pero otros pueden adquirir actitudes y manías, como chuparse el dedo, orinarse en la cama, pierden el apetito, se vuelven tímidos o agresivos.

LA PRENSA/ THINKSTOCKPHOTOS

Nadie sabe cómo reaccionarán los pequeños de la casa cuando se tome la decisión de mudarse, porque algunos se adaptan muy bien al cambio, pero otros pueden adquirir actitudes y manías, como chuparse el dedo, orinarse en la cama, pierden el apetito, se vuelven tímidos o agresivos. En otros casos, tienen dificultad para concentrarse y procesos ansiosos. Ante esta situación es importante que trate de mantener una actitud positiva delante de su hijo, para que ellos observen que el cambio lo está tomando con tranquilidad y trate de darles detalles del que será su nuevo hogar.