Podría ser una bomba

Varios congresistas de EE.UU., entre ellos el presidente del comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, aseguraron que todas las “evidencias” apuntan a que una bomba colocada por el Estado Islámico (EI) fue la causa de que se estrellase un avión ruso en Egipto el pasado 31 de octubre.

Familiares lloran la muerte de Nina Lushcenko, una de las 224 víctimas del avión siniestrado en el Sinaí. LA PRENSA/EFE/Anatoly Maltsev

Varios congresistas de EE.UU., entre ellos el presidente del comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, aseguraron que todas las “evidencias” apuntan a que una bomba colocada por el Estado Islámico (EI) fue la causa de que se estrellase un avión ruso en Egipto el pasado 31 de octubre.

“Cuando sumas la tecnología de satélite, el destello de calor en el avión, el hecho de que EI ha declarado la guerra a Rusia, y fuese un avión ruso con destino a Rusia; y además nuestra información de Inteligencia y del Reino Unido, creo que todos los indicadores apuntan a que fue EI quien puso la bomba”, aseguró Michael McCaul, republicano por Texas, en un programa de la cadena FOX.

ALTO NIVEL DE DESCONFIANZA

Por ello, el congresista por Texas remarcó que todos estos elementos hacen que “tenga un alto nivel de confianza de que fue una bomba terrorista la que destrozó el avión”.

Expresó, además, “su gran preocupación no solo para las aerolíneas rusas, para ser francos también a los vuelos con destino a EE.UU.”.

Esta semana el primer ministro británico, David Cameron, indicó que cada vez era “más probable” que el accidente del Airbus A321 ruso que causó la muerte de su 224 ocupantes fue producido por un ataque terrorista, y el propio presidente estadounidense Barack Obama reconoció la “posibilidad” de una bomba a bordo.

Ayer, el jefe de la comisión de investigación de Egipto del accidente del avión ruso, Aiman al Muqadem, aseguró que todavía no se puede determinar la causa de la desintegración del aparato siniestrado el 31 de octubre.

APOYO A PUTIN

El apoyo popular a Putin alcanzó su nivel más alto, casi el 90 %, tras el inicio de los ataques aéreos en Siria en septiembre, según la encuestadora estatal VtsIOM. Esa popularidad podría erosionarse de confirmarse que la tragedia se debió a una bomba.

El Ministerio de Defensa de Rusia envió dos aviones militares de transporte Il-76 a Egipto para recoger el equipaje de los turistas rusos, que en sus vuelos de regreso al país no pueden facturar maletas por motivos de seguridad.