Marcha hacia El Chipote

Decenas de enfermos de insuficiencia renal crónica originarios de Chichigalpa ya están en Managua para demandar la liberación de sus familiares que se encuentran detenidos hace más de un mes en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), El Chipote, luego de las protestas en dicho municipio.

Familiares de los detenidos en Plaza El Sol expusieron su situación ante autoridades de la Catedral, peor no lograron hablar con altos líderes de la Iglesia. LA PRENSA/ U. Molina

Decenas de enfermos de insuficiencia renal crónica originarios de Chichigalpa ya están en Managua para demandar la liberación de sus familiares que se encuentran detenidos hace más de un mes en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), El Chipote, luego de las protestas en dicho municipio.

Los demandantes partieron hacia la capital desde el pasado miércoles, pero un grupo de los participantes que se adelantó y acudió la mañana de este domingo a la Catedral Metropolitana de Managua para pedir la mediación de la Iglesia católica en el caso.

Una patrulla policial que custodiaba el parqueo norte de la Catedral negó el acceso al grupo de personas, pero hasta el lugar se dirigió el padre Julio Santos Dávila, vicario rector de la Catedral, para escuchar las demandas.

Noel García, miembro de la Asociación Nueva Esperanza, explicó al sacerdote la situación que enfrentan sus familiares detenidos en El Chipote desde hace aproximadamente un mes, así como la retardación de justicia en el caso y la marcha que realizaron para llegar a Managua.

Ante esto, el religioso respondió: “Nosotros lo que les recomendamos es que acudan a las autoridades competentes. Hay leyes en este país… cuenten con nuestras oraciones, eso es lo que nosotros podemos hacer, orar por ustedes, por nuestro país”.

María Peña, madre de Mariela Lisette Molina Peña, una de las detenidas, explicó al vicario que se han agotado todas las acciones legales y no han logrado ninguna respuesta de parte de las autoridades, a pesar de que algunos de los detenidos están en etapa terminal de su enfermedad.

Además expresó que hay pruebas suficientes de que sus familiares son inocentes y los presuntos culpables andan libres en el pueblo.

“Si ellos son inocentes, ustedes tienen que esperar. Aquí donde están (El Chipote) hasta tres meses pasan en investigación”, dijo Dávila.

Finalmente el rector de la Catedral explicó a los demandantes que inmiscuirse en los asuntos humanos no le compete a la Iglesia, aunque la parte humana falle muchas veces.

El grupo abandonó las instalaciones de la Catedral rumbo a las inmediaciones del 7 Sur en espera de más personas que salieron de Chichigalpa a Managua.

Los motorizados

Decenas de simpatizantes sandinistas junto con sus motocicletas se encontraban ayer en el acceso norte de la Catedral, el cual se ubica en las cercanías de la Dirección General de Ingresos (DGI). Entre los motorizados había algunas mujeres que portaban flores en sus manos para el evento del Gobierno en la plaza.

Los simpatizantes del Gobierno no ingresaron al templo católico, pero sí lograron intimidar a las personas que llegaron a la misa dominical a pedir el apoyo de la Iglesia católica.

La marcha de los enfermos de insuficiencia renal crónica está prevista para hoy a las 7: 00 a.m., primero hacia Plaza El Sol y luego hacia El Chipote.