Venezuela pide tiempo a sus inversores

Venezuela, el país más riesgoso del mundo en el mercado de bonos, evalúa dar un primer paso para enfrentar el problema de la deuda y pedirle a inversores ayuda para refinanciar los bonos de la compañía petrolera estatal. Eulogio del Pino,

La estatal PDVSA intenta convencer a los bonistas que pueden confiar su dinero en esa empresa por más tiempo. LA PRENSA/BLOOMBERG

Venezuela, el país más riesgoso del mundo en el mercado de bonos, evalúa dar un primer paso para enfrentar el problema de la deuda y pedirle a inversores ayuda para refinanciar los bonos de la compañía petrolera estatal. Eulogio del Pino, máximo responsable ejecutivo de Petróleos de Venezuela (PDVSA), le dijo al diario El Mundo de Venezuela la semana pasada que quiere reprogramar los bonos pagaderos en 2016 y 2017 para “distribuir mejor” los vencimientos.

Si bien PDVSA tiene el tiempo a su favor —no posee ningún bono denominado en dólares que venza hasta octubre, lo que le da casi un año para negociar—, no le será fácil convencer a los acreedores de aceptar el plan, según Barclays Plc, Scotiabank y Goldman Sachs Group Inc.

Los inversores exigen más para poseer bonos venezolanos que los de cualquier otro país en tanto el Gobierno agota sus reservas de divisas, la inflación llega a alrededor del 85 por ciento y el Fondo Monetario Internacional pronostica que la economía se contraerá diez por ciento este año.

“Esas transacciones no son fáciles de manejar, en particular en una situación como la de Venezuela, que se enfrenta a costos de financiamiento muy altos”, señaló Mauro Roca, economista de Goldman Sachs en Nueva York. “Podría ser difícil lograr que todos acepten”.

Hace seis meses, los inversores exigían más para poseer bonos de Ucrania que los de cualquier otro país en desarrollo. El rendimiento promedio de Ucrania, que se ubicaba en 40.9 por ciento, casi duplicaba al 20.9 por ciento de Venezuela. Desde entonces, Venezuela se quedó con este título, ya que sus bonos rinden un promedio de 27 por ciento.

MUY SEGUROS

Del Pino dijo a El Mundo que los antecedentes de PDVSA en cumplir con el pago de sus obligaciones de deuda podrían contribuir a llegar a un acuerdo. La compañía pagó 4,300 millones de dólares de capital e intereses en los últimos meses.

“Una compañía que ha cumplido con sus compromisos, como lo hemos hecho, creo que está en condiciones de hablar con los bonistas clave que hemos identificado para proponer un cambio en el perfil de vencimiento de corto plazo”, expresó

Del Pino en un artículo publicado el viernes.

Los funcionarios de PDVSA no respondieron a pedidos de comentarios enviados por correo electrónico.

El hecho de que Del Pino dijera que el programa sería voluntario y que reiterara que la empresa está dispuesta a pagar en cualquier situación posible es positivo, dijeron los economistas de Barclays, Alejandro Grisanti y Alejandro Arreaza en una nota a los clientes enviada el lunes.

SIGUIENDO LOS PASOS DE UCRANIA

El mes pasado, Ucrania llegó a un acuerdo con los acreedores por su reestructuración de deuda de 18,000 millones de dólares, canjeando pagarés por bonos de plazo de vencimiento más largo a cambio de ofrecer a los inversores pagos de intereses más altos. Standard Poor’s luego elevó la calificación crediticia del país de SD, o impago selectivo, a B-, seis niveles por debajo del grado de inversión.
Sus bonos rindieron 47 por ciento en los primeros nueve meses de este año, el porcentaje más alto de los países en desarrollo. Los bonos de Venezuela han rendido un 14.4 por ciento este año y los de PDVSA un 27 por ciento.