Haga de la estrategia un aliado

En un mundo incierto y complejo como en el que vivimos hoy, la estrategia es ahora más importante que nunca, pues es la base que mueve la asignación de recursos, posiciones de inversión, expectativas de desempeño y el diseño de las estructuras u organizaciones.

En un mundo incierto y complejo como en el que vivimos hoy, la estrategia es ahora más importante que nunca, pues es la base que mueve la asignación de recursos, posiciones de inversión, expectativas de desempeño y el diseño de las estructuras u organizaciones.

En otras palabras, la estrategia es una especie de filtro a través del que las empresas pueden diferenciar las oportunidades de las distracciones, ayudando a la administración a tomar buenas decisiones sobre qué hacer y, casi igual de importante, sobre lo que no hacer. Una estrategia bien implementada es esencial para lograr un desempeño superior en el largo plazo.

Los Consejos Directivos juegan un rol importante en la estrategia. Mientras la administración es responsable de establecer, refinar y poner en práctica la estrategia de la organización, el papel del Consejo Directivo es supervisar y guiar la dirección de la estrategia, así como identificar los riesgos inherentes.

Por eso, los Consejos deben establecer de forma clara y contundente las expectativas para la gestión y la estrategia de la organización, no deben establecer metas muy bajas o dejar a la administración desarrollar iniciativas de forma espontánea sin el contexto de las metas estratégicas generales. Tampoco deben establecer metas tan altas que sean poco realistas.

A su vez, la estrategia necesita también cierta agilidad y flexibilidad: la misma describe opciones explícitas para la empresa que está respaldada por una serie de supuestos sobre la industria, los competidores, clientes y otros stakeholders. Como estos factores no son estáticos, las empresas requieren verificar periódicamente esos supuestos y cuando estos cambien, es necesario volver a verificar las opciones que se eligieron y adaptarlas de ser necesario. La frecuencia con que una organización debe volver a examinar su estrategia y los supuestos que la respaldan, dependerá de la velocidad del ritmo de la industria.

Es indispensable que los Consejos Directivos establezcan contacto de manera regular, que visiten las unidades de negocios de la organización, que se reúnan con la administración y contraten expertos en la materia y la industria que puedan entender, evaluar y retar de una mejor forma las opciones estratégicas seleccionadas por la administración y los supuestos detrás de esas opciones.

(*) Socio Director Deloitte Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: