Falta de transparencia con lista de bachilleres

Pese a que el Gobierno prevé entregar esta semana más de cincuenta mil bonos complementarios a los bachilleres que egresarán este año de las escuelas públicas, el Ministerio de Educación (Mined) no dice de cuánto será este, cuántos estudiantes se matricularon inicialmente en undécimo grado y tampoco cuántos consiguieron aprobar limpiamente su año escolar.

Pese a que el Gobierno prevé entregar esta semana más de cincuenta mil bonos complementarios a los bachilleres que egresarán este año de las escuelas públicas, el Ministerio de Educación (Mined) no dice de cuánto será este, cuántos estudiantes se matricularon inicialmente en undécimo grado y tampoco cuántos consiguieron aprobar limpiamente su año escolar.

Según el Calendario Escolar 2015, los estudiantes de undécimo grado realizaron sus exámenes finales entre el 23 y 27 de noviembre, pero la recolección, procesamiento y reporte de resultados de estos se haría entre el 1 y el 4 de diciembre a nivel de centro, municipio y departamento.

No obstante, el Gobierno reiteró este lunes la entrega del bono complementario para más de cincuenta mil bachilleres a partir de esta semana.

Según el director del Instituto Maestro Gabriel, Ricardo Espinoza, estos serán entregados en cada centro escolar el próximo 3 de diciembre y cada estudiante recibirá un cheque, cuya cantidad aún se desconoce.

LA PRENSA consultó al delegado departamental del Mined en Managua, Sergio Mercado, sobre el valor de los cheques y el proceso de selección y organización del proceso, pero este aseguró no tener información al respecto, porque la misma es manejada directamente por el Gobierno.

“Desde el punto de vista del control de la gestión de un fondo se nota transparencia, la primera percepción que tenés es que si vos estás soportando a través de un documento oficial de transacción (cheque) y que es público además, inmediatamente se está llevando un control de cuántos se emiten, a quiénes se les entrega, el procedimiento de cómo se entrega y a través de registros administrativos vos podés tener un control desde el punto de vista de la transparencia”, apunta el investigador del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), Alex Bonilla.

No obstante, “esto pierde valor agregado (en términos de transparencia) cuando los datos estadísticos de cuántos bachilleres (se matricularon) no se publican y no se dice exactamente cuánta es la población beneficiada en el sector educación en ese nivel”, agregó Bonilla.

En 2013, el Gobierno entregó bonos de 1,000 córdobas a 54,810 bachilleres para sus gastos de promoción. Este año, según la programación del Mined, los actos de promoción se realizarán a partir del 10 de diciembre.

FALTA CONSTANCIA DE QUE PASARON

El especialista en Educación, Cefas Asensio Flórez, plantea que “es imperativo tener datos siempre, porque es la base para hacer análisis y tomar decisiones bien fundamentadas, bien objetivas (y) siempre es importante tener las desagregaciones urbanas, rurales, regionales, por sexo e incluso por etnias, que es una de las cosas que se ha descuidado bastante… lo que pasa es que seguimos desconociendo cómo se están procesando muchos datos”.

Asimismo, Asensio Flórez señala: “Necesitás constancia de que pasaron, si no estarías adelantándole un dinero que no sabés si al final se lo merecen, porque van a pasar o no van a pasar… El riesgo siempre está (en que) si se quiere manejar por adelantado un premio, obviamente estás dejando a cierta discrecionalidad el hecho de que pasen o no pasen, ese es el punto”.

EXPECTATIVA CON LA MATRÍCULA

El especialista en Educación, Cefas Asensio Flórez, celebra el hecho de que el Mined haya adelantado el proceso de matrícula para el año escolar 2016, pues considera que esto ayuda a planificar mejor el año escolar, pero dice: “Lo que sí hay que analizar es cuál es la actitud con la que los centros educativos están haciendo el procedimiento, es decir, que podemos caer en la dinámica de querer completar datos o metas, entonces se corre el peligro de hacer una especie de promoción automática en el sentido de sacrificar el rendimiento, el aprendizaje; la realidad que puede resultar en un examen para garantizar una meta de matrícula o de prematrícula, pero no tenemos bien claro cómo están procesándose los datos”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: