El vallenato colombiano, patrimonio de la humanidad

La Unesco declaró como patrimonio inmaterial de la humanidad al vallenato colombiano, género de grandes como Rafael Escalona, Leandro Díaz y Emiliano Zuleta Baquero y que en años recientes ayudará a internacionalizar el astro Carlos Vives.

Carlos Vives durante los Latin Grammy 2013. LA PRENSA/AP

La Unesco declaró como patrimonio inmaterial de la humanidad al vallenato colombiano, género de grandes como Rafael Escalona, Leandro Díaz y Emiliano Zuleta Baquero y que en años recientes ayudará a internacionalizar el astro Carlos Vives.

“El vallenato, música tradicional del Magdalena Grande, Colombia, inscrito en lista de salvaguardia urgente del patrimonio inmaterial. ¡Bravo!”, escribió la Unesco en su cuenta oficial de Twitter ayer martes.

HABLÓ EL PRESIDENTE

El acontecimiento fue exaltado de inmediato por el presidente Juan Manuel Santos, quien sostuvo en la misma red de microblogueo que la decisión de la organización respecto a este ritmo colombiano es “una acción para preservarlo para siempre”. La determinación fue tomada en Windhoek, Namibia, según el Ministerio de Cultura colombiano.

“Este reconocimiento representa una oportunidad para que el mundo promueva el aporte del vallenato al fortalecimiento del diálogo intergeneracional y el respeto por las matrices melódicas de una música que se construye a partir de la realidad y la cotidianidad, y para que apoye las acciones para hacer frente a las amenazas que aquejan la música del vallenato tradicional”, indicó Alberto Escovar, director de Patrimonio del Ministerio de Cultura.

El vallenato, al decir del Ministerio, es un género musical autóctono de la Costa Caribe colombiana con epicentro en la antigua provincia de Padilla (actuales sur de La Guajira, norte del César y oriente del Magdalena) y en la región sabanera de los departamentos de Bolívar, Sucre, Córdoba.

¿QUÉ ES?

De acuerdo con la Unesco, “es un género musical tradicional surgido de la fusión de expresiones culturales del norte de Colombia: canciones de los vaqueros del Magdalena Grande, cantos de los esclavos africanos y ritmos de danzas tradicionales de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: