Nicaragua no controla uso de agroquímicos

Hoy es el Día Mundial del no uso de Plaguicidas. Aunque en Nicaragua existe unaLey que regula los plaguicidas, esta no es firme

plaguicidas

En las zonas agrícolas es común el uso de plaguicidas para controlar la aparición de bichos que dañan las cosechas. LA PRENSA/ARCHIVO

El uso de plaguicidas no solo afecta al medioambiente, sino también a las personas que consumen productos que contienen restos de estos químicos, que se utilizan sobre todo en actividades agrícolas y ganaderas.
En Nicaragua, por ejemplo, la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne) hizo un llamado a cumplir la resolución del Instituto de protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) de no utilizar productos con Etión.

El Etión usado en actividades agrícolas o pecuarias deja rastros en los productos. El contacto humano con este químico puede causar desde dolores de cabeza y vómitos hasta envenenamiento.
Según Julio Sánchez, asesor ambiental, el Etión es uno de los plaguicidas conocidos como miembros de la “docena maldita” por las consecuencias que generan en el ambiente y en la salud humana, es parte de los químicos conocidos como de etiqueta roja.

Sánchez explicó que en Nicaragua la regulación sobre el uso de pesticidas es débil, aunque existe la Ley 274, Ley básica para la Regulación y control de Plaguicidas, sustancias Tóxicas, Peligrosas y otras Similares, recientemente se levantó la prohibición de registro, importación, distribución, comercialización y uso de Clorpirifos, otro de los plaguicidas miembro de la “docena maldita”.

Lea: “Somos un país intoxicado”

Para Sánchez, que en el país se permita el uso de estos plaguicidas significa “un retroceso”, a propósito del Día Mundial del no uso de Plaguicidas que se celebra hoy.

El ambientalista llamó a las autoridades a ser firmes en la legislación y crear prohibiciones sobre el uso de plaguicidas, “ya no solo por razones ambientales, sino también por razones económicas”.

¿QUÉ ES EL CLORPIRIFOS?

Este plaguicida se ubica en la Categoría II “moderadamente peligroso”, según la Organización Mundial de la Salud.

El 58 por ciento de las intoxicaciones agudas por Clorpirifos son de origen laboral.

En Nicaragua existe contaminación ambiental en aguas y sedimentos, ya que es un producto persistente en el suelo.

Es extremadamente tóxico para la fauna.

Estos datos fueron dados a conocer por el Centro Humboldt.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: