LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Vida… aprenda a darle sentido y propósito

Hay que saber la importancia de cuestionarnos las cosas y de abandonar el papel de víctimas para alcanzar el bienestar, la paz y la libertad interior.

A menudo nos preguntamos si nuestra vida tiene sentido o si por el contrario estamos aquí de paso.  Para ello, Mónica Esgueva, especializada en Mindfulness y filosofía oriental, y autora del libro Mensajes para el alma, explica cómo podemos dar sentido a nuestra vida, la importancia de cuestionarnos las cosas y de abandonar el papel de víctimas para alcanzar el bienestar, la paz y la libertad interior.

El bienestar es un valor en alza que cada vez cobra un mayor protagonismo en nuestra vida.  Así lo cree Esgueva ya que, como pasa hoy día, “cuando las necesidades más básicas están cubiertas la gente empieza a hacerse otras preguntas y a darse cuenta de que a lo mejor la vida no es solo sobrevivir”.

La palabra equilibrio tiene gran importancia cuando hablamos de bienestar.  “Tenemos que buscar nuestro propio equilibrio” porque la vida nos va a poner a prueba, “pero si sabemos buscar cuál es nuestro centro al final es como el bambú, por mucho que sople el viento te puedes mover, te puedes doblar pero vuelves a tu centro. Ese es el equilibrio”, apunta la especialista en Mindfulness.

¿CÓMO CAMBIAR EL RUMBO DE LA VIDA?

Más que un cambio radical es algo que se va construyendo poco a poco. Lo primero que hay que hacer es “preguntarse si tu vida tiene un sentido y buscarlo si no lo tiene”, señala la experta.

Además, explica que el sentido de la vida no es algo universal, sino que cada uno tiene que encontrar el suyo, el por qué estamos aquí. Es el motor fundamental para superar las dificultades de la vida.

Y lo más importante, superarlas sin perder la alegría, la ilusión y la esperanza. Para lograrlo, la experta señala que todo empieza “por el cuestionamiento, si no hay una toma de conciencia el cambio es imposible”.

Según Esgueva, nos absorbe la ola de la rutina, las expectativas ajenas y la cultura en la que estamos sumidos, y es solo decisión nuestra querer despertar o preferir seguir dormidos.

Uno de los problemas es que muchas veces buscamos la felicidad en cosas externas, cuando la felicidad “solo viene de lo interno”, de ahí la necesidad de cuestionarse porque quizá “los elementos que hemos establecido como bases de nuestra vida no sean los correctos”. Echar balones fuera es una postura fácil pero “si nos sentimos víctimas no tenemos ningún poder”, enfatiza.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: