No habrá baja en la tarifa eléctrica de Nicaragua en 2016

"Mientras la tarifa eléctrica no baje, los precios de los bienes y servicios se mantendrán elevadas, afectando todos los sectores", dijo el economista Octavio Pereira

Pese a la reducción de los precios internacionales del petróleo, la tarifa energética no bajará en 2016, advierten expertos en la materia.

El experto en temas energéticos, Fernando Bárcenas, señaló que en 2016 no se prevé una baja en la tarifa eléctrica, lo que a su criterio, va a afectar la economía nacional.

Bárcenas explicó que no puede haber una reducción en la tarifa porque el precio del petróleo está estable y no se espera una caída mayor para dirigirla a la reducción de la tarifa.

Por otro lado lo que se ahorra cada mes no se va acumulando, sino que se distribuye en tres asignaciones: un 47 por ciento a la reducción de la tarifa eléctrica, un 23 por ciento al fondo para combate a la pobreza y 30 por ciento a la deuda con Caruna, según la Ley 911 en su reforma a la Ley 898, Ley de Variación de la Tarifa Eléctrica.

Lea: Ley 911 elevará tarifa de energía

El experto comentó que una baja en la tarifa energética traería alivio a la economía nacional beneficiando a los distintos sectores, lo que se traduciría en un descenso del costo de la canasta básica, más calidad educativa, mejor servicio de salud y garantía en seguridad alimentaria.

El economista Octavio Pereira, de la empresa Pelican SA, quien realizó un estudio para la organización Hivos, explica que mientras la tarifa eléctrica no baje, los precios de los bienes y servicios se mantendrán elevados, afectando todos los sectores.

“Si la tarifa eléctrica no baja, el precio de los bienes que necesitan directamente electricidad y los que necesitan en su proceso de transformación de materia prima a valor agregado no van a bajar. En resumen, si el precio de la electricidad se mantiene alto, así mismo se mantendrá el valor de muchos bienes y servicios”, comentó Pereira.

«En resumen si el precio de la electricidad se mantiene alto, así mismo se mantendrá el valor de muchos bienes y servicios”, dijo Octavio Pereira, economista.

Lea: Turbio manejo de energía en el istmo

Afecta educación y seguridad alimentaria

«Con energía la educación mejora porque los estudiantes tienen acceso a material audiovisual y hay una mejor la iluminación en las aulas con la que se pueden extender las horas de clases y en el caso que se mantenga alta la tarifa y no se reajuste el presupuesto a educación podría aumentarse el costo por estudiante lo que significa una menor asignación por persona”, indica Pereira.

En el caso del sector salud según el estudio realizado por Hivos, podría ser más lento el tiempo de cura de las enfermedades dado que herramientas de diagnóstico, cadenas de frío para almacenar vacunas entre otras; se vuelve mas costoso utilizar herramientas modernas que en su mayoría utilizan como fuente de alimentación la electricidad.

Por otra parte Aníbal Osorto de la organización Adhesa de Honduras explica que el treinta por ciento de la energía se destina al sistema alimentario, esto implica que si el precio de la energía sube, los alimentos se encarecen.

«Las proyecciones de la FAO para el 2050 indica que será necesario que aumente el 60 por ciento de la energía en la producción alimentaria», dijo Osorto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: