Católicos de Nicaragua celebran a la Virgen de Guadalupe

Los creyentes católicos de Nicaragua celebraron el aniversario número 484 de la aparición de la Virgen de Guadalupe, un evento que creen milagroso y que ocurrió el 12 de diciembre de 1531 en México.

Obispo Rolando José Alvaréz Lago de Matagalpa presidió la misa en la Parroquia Santa María de Guadalupe./LA PRENSA/L.Martínez

Los creyentes católicos de Nicaragua celebraron este viernes 12 de diciembre el aniversario número 484 de la aparición de la Virgen de Guadalupe, un evento que creen milagroso y que ocurrió el 12 de diciembre de 1531 en México.

Desde la medianoche de este sábado los católicos lanzaron juegos pirotécnicos para mostrar su alegría por el aniversario.

«La provincia eclesiástica de Nicaragua celebra jubilosa la fiesta de Santa María de Guadalupe, emperatriz de América», informó la Conferencia Episcopal de Nicaragua, en un corto comunicado.

Vestido con un traje típico, sombrero y un bigote pintado, el niño de dos años y medio va en brazos de su padre, Diego Membreño, en la multitudinaria procesión con la imagen de la Virgen de Guadalupe que cada año se realiza en Matagalpa.

“Este es el segundo año que lo traigo”, dice Membreño, indicando que llevar a su hijo vestido como “indito” a la procesión, es una promesa porque la Virgen sanó al niño de “una enfermedad” que les parecía incurable.

El pago de promesas por favores recibidos es una de las razones por las cuales los feligreses visten los trajes folclóricos, pero también por gratitud, peticiones y tradición.

Kenia Martínez, acompañada por su hija y varias sobrinas, visten trajes típicos. “Hace cuatro años que venimos… somos devotas de la Virgen y lo hacemos también agradeciéndole por la salud de los niños que han sido sanitos”, refiere esta feligrés del barrio Guanuca.

Ovidio Castro Picado, un feligrés del barrio Otoniel Aráuz, recuerda que la tradición matagalpina de venerar a la Virgen de Guadalupe “es desde hace bastante y la muchedumbre siempre ha sido así, aunque ha crecido bastante”.

“Se han multiplicado las acciones de gracias a la Virgen por la intercesión de la Virgen ante Jesús por la salud, por el advenimiento del niño que está por nacer y esa madre después viene a darle gracias porque su hijo nació, entre otras”, comentó Castro.

Previo a la multitudinaria procesión, en la que hubo cantos marianos y el acompañamiento de mariachis y pólvora, el obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, presidió una misa en la pequeña iglesia de la Parroquia Santa María de Guadalupe, en el histórico barrio Guanuca, al norte de la ciudad de Matagalpa.

La Virgen de Guadalupe es una de las más veneradas en Nicaragua, donde el 58,5 % de la población profesa la religión católica, según datos oficiales.