Crece la venta de vehículos usados en Nicaragua

No solo la venta de vehículos nuevos está en auge en Nicaragua, también la colocación de unidades usadas está en crecimiento.

No solo la venta de vehículos nuevos está en auge en Nicaragua, también la colocación de unidades usadas está en crecimiento.

Aunque las estadísticas de la Dirección General de Servicios Aduaneros muestran que la importación de automotores usados creció hasta octubre un 7.6 por ciento, la Asociación de Importadores de Vehículos Usados de Nicaragua calcula que las ventas han crecido más de un 20 por ciento este año. Esto incluiría la reventa de vehículos usados que fueron importados nuevos años atrás y cuyos dueños decidieron cambiar.

Juan Carlos Zúniga Mairena, vicepresidente de la Asociación de Importadores de Vehículos Usados, indica que los “carros económicos” se mantienen como los preferidos, esto incluye a los de cilindraje bajo o mediano, que los hace más asequibles en precios y su consumo de combustible es menor.

“Considero que se debe a la baja del petróleo, que eso le ha abierto las puertas a los nicaragüenses y al mundo entero de comprar carro, porque es una herramienta de trabajo”, indicó el representante de la organización que agrupa a una docena de empresas.

Zúniga Mairena, con base en datos de la Asociación, indica que las ventas de unidades usadas han crecido este año entre 22 y 28 por ciento. En el caso Grupo El Chele, que él encabeza, cada mes de este año han logrado ventas de entre 30 y 40 unidades.

“Noviembre y diciembre normalmente son meses muertos y han estado buenos, buenísimos”, añade.

Enrique Deshon, presidente de la Asociación Nicaragüense de Distribuidores de Vehículos Automotores (Andiva), indica que las empresas afiliadas a esa organización también reportan incremento en la venta de autos usados, de la mano de la colocación de unidades nuevas.

“El crecimiento de los usados de nosotros —que son del mismo mercado interno— están creciendo con base en las ventas (de carros nuevos). Cuando más se siente es cuando hay un cambio de modelo, deciden entregar el modelo anterior y llevarse el modelo nuevo”, explica.

Generalmente, indica, entre un 5 y 10 por ciento de quienes compran vehículos nuevos entregan el usado al distribuidor en concepto de prima. Es decir, si se proyecta que al finalizar este año se habrían vendido unas 19,000 unidades nuevas, esas empresas distribuidoras habrían percibido y revendido unas 1,900 unidades usadas.

BANCA IMPULSA

¿A qué se debe el fuerte crecimiento en las ventas reportado por la Asociación de Importadores de Vehículos Usados de Nicaragua? Zúniga Mairena indica que la apertura de la banca a financiar ese sector, lo que no había hasta hace pocos años.

“Los bancos han abierto las puertas increíblemente… eso nos ha favorecido a todos nosotros”, indicó el empresario.

La cartera de créditos personales —donde van incluidos los préstamos para compra de vehículos nuevos y usados— ha aumentado este año 27 por ciento, según las cifras disponibles en la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), actualizadas hasta septiembre pasado.

Hasta ese mes la cartera de créditos personales en los bancos y financieras era de 773.5 millones de dólares, mientras que al mismo mes de 2014 era de unos 640 millones de dólares.

“Hay gente que cree que solo autos nuevos puede comprar, pero el auto usado es para nosotros, para el campesino que compra la piña, para los granjeros, para los periodistas que no pueden comprar un carro nuevecito, yo creo que le abre las puertas a los contadores, a las secretarias, para tener un medio de transporte”, destacó Zúniga Mairena.

En Nicaragua ha habido un incremento en autos usados, autos nuevos y se debe al dinamismo de la economía; Nicaragua ha tenido un viraje en cuanto al desarrollo económico, independientemente de las situaciones sociopolíticas”.

Juan Carlos Zúniga Mairena, vicepresidente de la Asociación de Importadores de Vehículos Usados de Nicaragua.

RESTRICCIÓN SIN EFECTO

La Ley de Concertación Tributaria en 2014 restringió la importación de vehículos usados, pues limitaba la antigüedad permitida para su introducción, pero esto no ha mermado las ventas, según la Asociación de Importadores de Vehículos Usados de Nicaragua.

Juan Carlos Zúniga Mairena, vicepresidente de la Asociación, señaló que las restricciones impuestas años atrás al que afectaron fue al consumidor final, cuando hay suficiente mercado para los vehículos nuevos y usados.

“El carro nuevo no tiene nada que ver con el usado, son dos negocios diferentes… hay mercados para los dos”, indicó.

La Ley de Concertación Tributaria entró en vigencia el 1 de enero de 2013, prohibiendo la importación de vehículos con más de diez años de antigüedad. Luego el número de años se redujo a siete años en una reforma a la Ley, publicada en La Gaceta, Diario Oficial, del 18 de diciembre de 2014.

Por la presión del sector de autolotes, el Gobierno retrocedió y publicó una fe de errata a la LCT en La Gaceta del 10 de enero de 2015, dejando en el artículo 282 la prohibición a la importación de vehículos solo a “los usados que tengan más de diez años de fabricación”.