Sobreviviente de accidente: “Yo solo miraba heridos y sangre»

El pánico se apoderó de los pasajeros que viajaban en un bus que se precipitó a un abismo, el pasado once de diciembre, carretera El Rama-Managua. Cinco personas han muerto y otras cinco están graves.

El llanto se apodera constantemente de Idalia Isabel Castro al recordar las escenas del trágico accidente. LA PRENSA/T.ROTHSCHUH

“Yo quedé prensada bajo un asiento del bus y cuando busqué a doña Silvia (Elena Tinoco) estaba por la parte de mi cabeza y ya estaba muerta, porque yo le jalaba el pantalón para ver si ella estaba viva, pero ya estaba fallecida, ella queda la parte de los pies en el bus y la parte de la cabecera en un árbol, a la par del conductor, los dos estaban muertos”, recordó Idalia Isabel Castro Guevara, de 41 años, una de las sobrevivientes del accidente ocurrido el 11 de diciembre sobre la carretera El Rama-Managua.

Cinco personas murieron en ese accidente y el diagnóstico es reservado para unos cinco lesionados de gravedad.

Castro también recuerda al niño de 9 años que reportan en estado crítico en el Hospital Infantil “La Mascota”. “Entre las vueltas que daba el autobús se escuchaban los gritos del niño: ‘¡Paren el bus! ¡Paren el bus!’ hasta que al llegar al abismo enmudeció”, dijo.

“Yo solo miraba heridos, sangre, un muchacho que pedía auxilio estaba vomitando la sangre, el pobrecito no se podía mover, yo salí ensangrentada porque se me metieron vidrios en la mano. Más no puedo decir, porque yo salí al abismo a pedir auxilio, un muchacho me quiso ayudar, pero él se fue a meter al bus no sé si a ayudar o robar, no sé”.
Idalia asegura que a ella la regresaron su cartera sin el dinero ni la documentación de la empresa para la que trabaja.

La mujer da gracias a Dios por estar viva, ruega sollozando que “no haya más muertos porque es algo triste” y clama por atención psicológica, pues no puede comer ni dormir.

El propietario del autobús, placas CT 170, Roberto Amador, dice que quisiera que “de la mejor manera se pudieran resolver todos los casos, yo nunca esperaba que me sucediera esto”. Asegura que es la primera vez que le ocurre esta tragedia en el mejor autobús que había destinado a los juigalpinos para ofrecer buena atención. Insiste en que fue una “explosión de llanta”, pero dice esperar dictamen policial.

Amador sostiene que el autobús no estaba asegurado, por lo que esa pérdida es total, pero que los pasajeros cuentan con seguro en caso de fallecidos y lesionados.

¿HOY PERITAJE?

El comisionado mayor Buenaventura Miranda Fitoria, jefe de la Policía en el departamento de Boaco, dijo que esperan a más tardar este martes 15 de diciembre el resultado del peritaje practicado por la unidad especializada en Averías, Explosión e Incendios (Avexi) del Instituto de Criminalística y Ciencias Forenses de la Policía Nacional “para dar por esclarecidas las causas que provocaron el trágico accidente”.