Piden libertad de trabajo para unidad del caso Ayotzinapa

Los padres de 43 estudiantes desaparecidos en México pedirán al secretario de Gobernación libertad de trabajo para unidad que investiga el caso Ayotzinapa.

Los 43 estudiantes desaparecidos en México pertenecían a la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. LA PRENSA/AFP/RONALDO SCHEMIDT

Los padres de 43 estudiantes desaparecidos en México pedirán al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, dar libertad y facilidades de trabajo a la unidad especial que investiga el caso.

La unidad, que trabaja con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), requiere «de todas las garantías» para llevar a cabo su labor, dijo en rueda de prensa el abogado de los familiares de las víctimas, Vidulfo Rosales.

«La unidad tendrá que investigar a Policía Federal, Ejército mexicano, a la clase política de Guerrero, un grupo con mucho poder» y por ello requerirá «de la fuerza política» y «de todas las garantías de que podrá hacer su trabajo «, apuntó.

«Si no es así, no tiene sentido la creación de la unidad, en términos formales, si no va tener la fuerza, la legitimidad y la autoridad para investigar a quien sea», señaló el letrado, quien añadió que los padres esperan lograr mañana ese «compromiso» con Osorio en la reunión que sostendrán en el puerto de Acapulco.

Sobre la unidad especial, con la que los familiares también se reunirán en Acapulco pero, precisó que será integrada por 52 personas, de los cuales hasta ahora sólo hay 20 nombrados, quienes ya han cumplido distintas diligencias y están afinando el plan de trabajo entregado por el GIEI.

Rosales dijo que insistirán en la importancia de que los expertos de la CIDH pueden entrevistar a los militares del batallón con sede en Iguala y pedirán que se deje criminalizar a la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

La próxima semana se cumplirán 15 meses de la desaparición de 43 estudiantes en Iguala (Guerrero) a manos policías corruptos y presuntos miembros del crimen organizado.

Esa noche murieron seis personas, entre ellas tres alumnos, y 43 estudiantes fueron detenidos por policías y entregados a miembros del cártel de Guerreros Unidos, quienes presuntamente los asesinaron y quemaron en el basurero del municipio vecino de Cocula, una versión que ha sido cuestionada por el GIEI.

Por otra parte, el abogado adelantó que los padres de los desaparecidos buscarán hablar con el papa Francisco durante su visita a México en febrero próximo.

Esa «sería una de las solicitudes, ellos fueron a Estados Unidos con ese objetivo, entrevistarse con el papa y creo que ahora no sería distinta la posición», dijo.

Rosales remarcó que todavía no han tenido ningún acercamiento con alguna autoridad política o religiosa para concretar ese encuentro con el pontífice.

El sacerdote Alejandro Solalinde pidió una reunión entre Francisco y las familias de los desaparecidos en México y afirmó que el «único obstáculo» para dicho encuentro es el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

«Es muy importante que los dignatarios de la Iglesia católica faciliten ese diálogo, es de justicia y lo han pedido», indicó Solalinde.

El abogado descartó movilizaciones de los padres para el 24 y 31 de diciembre como las realizadas el año pasado.

«Ahora son condiciones más difíciles, la coyuntura es más complicada, las movilizaciones serían más simbólicas, de carácter religioso», tal vez una marcha hacia la Basílica de Guadalupe y una una misa, comentó sin dar más detalles.