Familiares de lesionados graves esperanzados

Aunque tienen pronóstico reservado, por su delicado estado de salud, familiares de las personas lesionadas en el accidente ocurrido el 11 de diciembre carretera El Rama-Managua, esperan que estas ganen la batalla.

Los familiares de los pasajeros del autobús que resultaron gravemente lesionados y se encuentran con pronóstico reservado en hospitales de Managua, Boaco y Juigalpa, se aferran a Dios y confían en que “el Todopoderoso hará el milagro”, junto a lo que pueda hacer la ciencia.

El accidente del autobús, registrado el pasado 11 de diciembre sobre la carretera El Rama-Managua, dejó cinco muertos y más de veinte heridos.

Un diagnostico errado sobre una supuesta muerte cerebral provocó que sumaran entre las víctimas mortales a Xiomara Oporta Leiva, de 35 años, licenciada en salud pública y optometrista. “Mi hija está con vida, ya se movió, su cuerpo ha respondido, Dios esta haciendo el milagro y los médicos lo que la ciencia les ha dado”, dijo vía telefónica René José Oporta, padre de Xiomara.

El progenitor agradeció los esfuerzos del cuerpo médico del hospital Lenin Fonseca e informó que ayer Xiomara fue trasladada al hospital Carlos Roberto Huembes, dado que ella presta servicios a la policía, igual que su esposo, el doctor Arias Parrales.

Don René, un veterano empleado del Zoológico Thomas Belth refirió que su hija abordó el autobús ese 11 de diciembre para participar en la promoción de bachillerato de  su única hija, pues reside en Managua. “Los golpes fueron en la cabeza, ella tiene signos de vida y confiamos en que se recuperará satisfactoriamente. Dios levanta muertos”, insistió Oporta.

La alcaldesa de Juigalpa, Magna Lucía Murillo dijo que el gobierno municipal ha dispuesto el apoyo para lo que sea necesario en función de salvar las vidas, brindar acompañamiento a los familiares que han perdido a sus seres queridos y establecen coordinaciones entre el sistema de salud de Boaco y Chontales para lo que se necesite.

Informó que el estado de doña Celia Blandino, esposa del empresario ferretero Bayardo Caldera, se complicó, pues ella es diabética, sufrió trauma craneoencefálico y se le reventó la vesícula. Los médicos están brindándole una atención especializada.

Murillo añadió que en estado de gravedad se encuentra Eddy Moreno, de 53 años, quien está en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital José Newvoroski, de Boaco. También con pronóstico reservado se encuentra Encarnación Jirón López, de 70 años; así como el niño de 9 años, en el hospital Infantil La Mascota, de Managua por trauma craneoencefálico severo.