La historia del boxeador Oliver Flores, retador a la corona mundial

No había dinero en los bolsillos, no había ideas en la mente. Llega un momento en el cual la esperanza no tiene albergue en la vida de las personas, es una palabra sin elocuencia, carente de realidad, apegada a una ilusión, por eso Oliver Flores tenía que hacer de todo para sobrevivir.

Oliver Flores solamente ha peleado como profesional en Nicaragua en tres ocasiones, ganándolas todas. LA PRENSA/ ARCHIVO

No había dinero en los bolsillos, no había ideas en la mente. Llega un momento en el cual la esperanza no tiene albergue en la vida de las personas, es una palabra sin elocuencia, carente de realidad, apegada a una ilusión, por eso Oliver Flores tenía que hacer de todo para sobrevivir. Dejó la universidad, colocó a un lado el boxeo y empezó a manejar durante todo un año un triciclo por las calles de León, sin embargo ahora ese mismo muchacho que pedaleaba para comer, se prepara para zarpar a Japón y pelear este 31 título mundial contra el campeón Takashi Uchiyama.

Flores es el clásico boxeador nicaragüense, en el cual está reflejado que mientras haya pobreza habrá boxeo en el país. “Trombita” como se le conoce a Oliver, tiene 24 años, un récord de calidad, con 27 victorias, una derrota y dos empates. Inició en el boxeo cuando tenía 6 años impulsado por su papá Róger Flores, quien fue un boxeador profesional sin mucho éxito, pero en su historial conserva una victoria sobre el excampeón Ricardo “El Matador” Mayorga en una decisión unánime en 1998.

Desde infante viajaba cada 15 días a la capital junto con su papá y en ocasiones su mamá, Norma Bermúdez, una mujer con el boxeo en sus venas. Flores ganó medalla de oro en el Torneo Futuras Promesas como boxeador aficionado en Masaya, sin embargo confiesa que nunca se le abrieron las puertas de la Selección Nacional, así que después de 138 peleas saltó al profesionalismo el 20 de noviembre del 2006, en Costa Rica, tras derrotar a Rudy Galeano en cuatro asaltos por decisión unánime.

Sin un rumbo fijo, el papá de Flores ayudó a establecer los contactos para que Efraín Vega, promotor costarricense lo pudiera promover, por eso de sus primeras 21 peleas, 20 fueron en el suelo vecino de “tiquicia”. “Aquí muchas veces no tratan bien a los boxeadores y muchos promotores nos cerraban las puertas. Casi siempre he peleado fuera del país y por eso no me intimida ir a pelear a Japón”, indico Flores.

“Trombita” admira a Alexis Argüello, recuerda que “El Flaco Explosivo” lo vio en Panamá cuando ganó el título latino de la Federación Mundial de Boxeo (FIB), donde noqueó en el primer asalto a Gabriel Dorado. “Argüello me miró y estaba contento con la demostración que tuve y para mí fue un orgullo que me viera pelear”, rememora Flores.

DEJÓ LA UNIVERSIDAD

Flores después que perdió en el 2012 con Miguel “El Alacrán” Bertchel en México, empezó a buscar nuevamente en Nicaragua a un promotor y terminó firmado por Prodesa. “Pasé momentos muy duros, tengo una esposa, una hija y con una pelea en mucho tiempo no las podía mantener. Aquí no pagan salarios aptos para que uno viva”, relata Flores.
Oliver estudiaba inglés en la UNAN-León, pero la escasez económica lo hizo abandonar la universidad y manejar un triciclo, su esposa sí continuó, ella estudia enfermería y está en cuarto año. “He trabajado como esclavo para sobrevivir. Recuerdo un día que estaba en mi triciclo en el mercado y se paró una persona y me dijo: ‘Cómo un peleador que tiene oro en los puños puede estar así. Tenés que boxear’. Pero para pelear en Nicaragua prefería retirarme”.

“FUI BENDECIDO”

Este año Flores se contactó con un amigo en Facebook y le ayudó para comunicarlo con una promotora norteamericana. “Fui bendecido. Yo sé que tengo un talento y voy a regresar al país con la corona. Después que me firmaron me mandaron a Panamá para pelear contra Julio Camano y lo vencí por nocaut. Fue un alivio porque gané siete mil dólares”, aseguró Flores.

Oliver ha vivido como puede, pero hay mucha seguridad en él que este 31 de diciembre será la exaltación del hombre agobiado.

BUENA BOLSA

35,000
dólares será la bolsa de Oliver Flores merecidamente para pelear ante el japonés Takashi Uchiyama por el título de las 130 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

SIN SUERTE

Oliver Flores no ha tenido suerte con el seguimiento que le dieron sus promotores en el pasado. Ha ganado tres títulos como el Latino de la Federación Internacional de Boxeo, (FIB) el Fecarbox de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y el Fedebol de la AMB, sin embargo para sorpresa del boxeador, ninguna vez ha defendido uno de esos títulos, los perdió por no darle uso.

“El 31 de diciembre no solo pelearé por mí, pelearé por mi familia, por mi esposa, mi hija, mis padres y por Nicaragua. Estoy al cien por ciento para regresar al país con el cetro mundial”. Oliver Flores, RETADOR A LA CORONA de las 130 lbs. de la AMB.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: