Fracasó proyecto Efytaxi

El proyecto de taxis, Efytaxi, salió del país silenciosamente tras su fracaso, a pesar de tener mucha demanda.

La empresa  Efytaxi, de origen colombiano, no alcanzó el éxito que  esperaban sus propietarios y por ello desde septiembre abandonó Nicaragua.
Una fuente de la empresa que solicitó se omitiera su nombre, dijo a LA PRENSA que el proyecto fracasó principalmente por tres razones, todas relacionadas con los taxistas. La primera fue que la gran mayoría no quiso pagar por el servicio mensual de Internet que ofrecía una empresa local. La segunda es que algunos no eran sujetos de crédito por tener deudas.  Y la tercera, que muchos no respetaban el acuerdo de que la carrera era exclusiva para el contratante del servicio.
“Otro factor es que les cortaron el subsidio y teníamos alrededor de 400 taxistas y eso les empezó a dificultar el pago de la mensualidad (de Internet)”, reveló la fuente.
Efytaxi esperaba que para finalizar este año pudieran tener mil taxistas inscritos en su servicio. En mayo pasado el presidente de Efytaxi, Juan Toro, dijo a LA PRENSA  que unas 3,700 personas ya habían descargado su aplicación y solicitaban el servicio, por lo que era muy difícil cubrir la demanda con los pocos afiliados que tenían.
“La operación se tuvo que trasladar a Guatemala. Aquí había una sobredemanda y lo que hacía falta eran taxistas afiliados que tuvieran smartphone, Internet y que cumplieran con la exclusividad”, detalló la fuente, que además agregó que la empresa invirtió alrededor de 250 mil dólares en su primera fase y operó por unos siete meses.
  “El taxista se resistió al cambio. Dieron dos meses de Internet gratis y cuando tocó comprarlo, se echó para atrás”, reconoció Reynaldo Bermúdez, tesorero de la Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxi (Fenicootaxi).
De ahora en adelante, dijo,  el servicio de taxi se seguirá ofreciendo como siempre en una negociación entre el cliente y el conductor en la calle.
  La otra opción, según Bermúdez, podría ser la de llevar taxímetros a los vehículos pero es un proyecto que el ente regulador del transporte no impulsa y no se sabe cuál será su futuro.
Así funcionaba Efytaxi
El servicio consistía en que una persona descargaba una aplicación, ya fuera en Android o en IOS, y podía solicitar  un servicio de taxi que era negociado a través de esa herramienta. Una vez que el cliente y el taxista se ponían de acuerdo, el conductor iba a la dirección proporcionada a buscar al pasajero y lo llevaba exclusivamente hasta su destino. Los precios eran un poco más elevados que la carrera regular, pero se dijo que era un servicio “premium”.
 Los dueños de Efytaxi explicaron cuando inició el proyecto, que todos los taxistas que se afiliaban tenían que entregar su documentación de la cooperativa para tener la certeza que no iba a haber asaltos. Así mismo, la información del usuario permanecería segura al usar la aplicación.
Durante los siete meses de operaciones, no se reportó ningún incidente entre taxistas y clientes que usaron la aplicación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: