Granjas avícolas se tecnifican

Las granjas avícolas del país están mejorando las técnicas de producción de huevos, el consideran es el alimento más completo que existe, y el más económico.

LA PRENSA/ ARCHIVO/LISSA VILLAGRA

En una de las entradas a Niquinohomo, Masaya, se encuentra la granja San Vicente. Allí todo el trabajo, aunque parezca poca cosa, gira en cuidar a las gallinas, aun en las madrugadas, para que produzcan bastantes y buenos huevos.

En un país como Nicaragua, en el que anualmente se consumen alrededor de 100 huevos por persona (en México es 400 por persona), todavía hay margen para mejorar esta industria y en la granja San Vicente, su propietario, Elvis Alvarado, ya ha dado los primeros pasos para tecnificarse.

En la entrada de la granja, a mano derecha, hay un molino y una procesadora de alimentos. Un poco más adelante hay un silo para almacenar 5,000 quintales de granos. Y ya en las entrañas de la huevería están las gallinas en unas galeras dotadas de comedores y bebedores automáticos que Alvarado compró en Brasil.

Con el pico las gallinas empujan unas perillas que tienen los bebedores automáticos e inmediatamente salen gotas de aguas que son absorbidas por las aves. Luego, la gallina busca el comedero automático, que se mantiene seco para evitar enfermedades en los animales, especialmente respiratorias.

En este mes de diciembre Alvarado recibió un reconocimiento de parte del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), por los esfuerzos que ha realizado en tecnificarse para mejorar la producción de huevos.

Lo que Alvarado hace, además de haber mejorado las galeras donde tiene a sus gallinas, es procesar él mismo el alimento para sus animales y así, según afirma, se ahorra al menos cien córdobas por cada quintal de alimento y, lo más importante, hace que sus gallinas produzcan más y un mejor huevo.

“Yo reinvierto mis utilidades, si no, me quedo atrás en tecnología y allí me quedé”, dice Alvarado, quien comenta que siempre aconseja a sus colegas avicultores que hagan lo mismo y al menos tres o cuatro de ellos ya tienen también su propia procesadora de alimentos.

AUMENTO DE PRODUCCIÓN

El vocero de la Comisión Nicaragüense del Huevo, Alfonso Valerio Muñiz, indicó que en el país hay aproximadamente 2.25 millones de aves, de las cuales solo el 80 por ciento produce huevos en un día, es decir, 1.76 millones de gallinas.

Cada gallina produce entre 320 y 340 huevos en el año, por lo que en Nicaragua se producen unas 58,800 cajillas de huevo diario, es decir, 21.4 millones de cajillas de huevo en el año, por lo cual la industria avícola mueve en el año unos 2,360.8 millones de córdobas en la economía nicaragüense, de acuerdo con el precio con que le llega el huevo a los consumidores, que sería de unos 110 córdobas la cajilla. El productor vende la cajilla entre 70 y 90 córdobas, según la temporada, ya que el precio del huevo es fluctuante, explicó Valerio.

Hasta hace unos nueve años, todavía en 2006, la producción de huevos en el país era más baja, ya que rondaba entre las 27,000 y las 29,000 cajillas de huevo por día, recuerda Valerio, quien añade que se creó la Comisión Nicaragüense del Huevo para promover el consumo de este producto y dar a conocer los valores nutritivos que tiene para todas las personas.

En cuanto a granjas avícolas que se dedican a la producción de huevos existen unas 165 en el país, mientras que en 2006 había solo 100. En los últimos dos años han aparecido unos 50 granjeros nuevos, pero también ha habido muchos que han quebrado, señaló Valerio.

TRABAJO ARDUO

Valerio explica que producir huevos no es una cosa sencilla, sino un trabajo arduo que empieza desde que se adquiere la pollita que luego se convertirá en una gallina ponedora. Estas pollitas son especiales y se compran principalmente en Costa Rica y en El Salvador. Elvis Alvarado asegura que hace unos 36 años esas pollitas se vendían en Nicaragua, pero ahora ya no existe esa empresa.

Desde que la pollita llega a la granja se le debe proporcionar calor, para que se sientan como si están con las gallinas madre.

Hay una serie de personas que trabajan en el desarrollo de esa pollita, desde los “despicadores”, que son quienes cortan el pico de las aves para que no se lastimen entre ellas o para que no quiebren los huevos, hasta personas especializadas en la crianza en los primeros seis meses. Además hay vacunadores. No cualquiera puede inyectar a una gallina en el pecho o en las alas. También existen los especialistas en clasificar los huevos por tamaño.

MITOS SOBRE EL HUEVO

El empresario del huevo, Alfonso Valerio Muñiz, recuerda que en los años sesenta y setenta hubo una campaña para que las personas dejaran de comer huevo para que empezaran a consumir cereales y para ello inventaron que el huevo podía ser dañino por el colesterol, pero la realidad es que el colesterol es necesario para el ser humano y lo malo es el exceso. “Si te asoleás mucho es malo, pero no es que el sol sea malo”, dijo Valerio, quien afirmó que el nadador olímpico, Michael Phelps, se comía “ocho huevos diarios en la mañana”.

Tanto Valerio como su colega Elvis Alvarado afirman que no hay diferencias entre el huevo rojo y el blanco, ya que ambos tienen los mismos nutrientes y lo diferente solo es el color de la cáscara. Alvarado asegura que el 98 por ciento de la población de Managua prefiere el huevo blanco, mientras que en otros departamentos se busca el rojo.

Además ambos granjeros avícolas aseguran que tampoco hay diferencias entre el llamado “huevo de amor”, que es el que pone la gallina en el campo y el “huevo de granja”, que es el que ponen las gallinas en las granjas.

Según Valerio, la gallina de granja está mejor cuidada y alimentada que la del campo, porque se cuida lo que se le da de comer, mientras que la de campo come de todo, inclusive insectos.

Por último, Valerio y Alvarado aseguran que a las gallinas solo se les alimenta y se les cuida bien y se les inyectan sus vacunas para que puedan ser productivas y no se utilizan otros métodos que puedan perjudicar a los consumidores.

 

SUFICIENTES HUEVOS

El empresario avícola Alfonso Valerio asegura que en Nicaragua hay suficiente producción de huevos para abastecer el mercado nacional y que no es necesario importar. Junto con su colega Elvis Alvarado, Valerio comenta que más bien se ha tenido que luchar contra el contrabando de huevos, porque lo que se envía de otro país es excedente y no es un producto fresco. Según Alvarado, los empresarios avícolas han pedido la ayuda de las autoridades para que se erradique el contrabando de huevos, porque perjudica a los empresarios nacionales y no beneficia a los consumidores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: