¿Qué es la megalomanía?

Son personas con un concepto elevado de sí mismos, narcisistas, con un comportamiento que roza los delirios de grandeza y la omnipotencia

La Prensa/Agencias

La megalomanía está asociada al poder. Julio César, Napoleón o Hitler son personajes históricos a los que se les ha atribuido rasgos megalómanos y narcisistas que les impulsaron a conquistar el mundo. Los psiquiatras y los psicólogos distinguen entre rasgos o trastorno de personalidad megalomaniaca: cuando la forma de ser de una persona está influida por un concepto grandioso de sí mismo, una autoestima alta que les lleva a sesgar, alterar o filtrar la realidad. En general están satisfechos con su forma de ser. Sin embargo, con tratamiento pueden llegar a darse cuenta de esta alteración.

Trastorno delirante megalomaniaco: cuando una persona, en un momento de su vida y durante al menos un mes, se ve inmersa en un delirio y se ve como alguien único, grandioso. Dentro de ese delirio existe un corte abrupto con la realidad objetiva. Para estos individuos su visión de sí mismos y de la realidad es la única posible. La inflexibilidad para reconocer otro tipo de realidad es muy marcada.

NO TODO LO QUE BRILLA ES ORO

Las personas con rasgos megalómanos “creen que tienen una capacidad mayor de la que realmente tienen y eso hace que puedan llegar a puestos de poder o de más influencia. Además socialmente están bien vistos y valorados, pero no son empáticos”, apunta la psiquiatra. Sin embargo, aunque muestren mucho aplomo y seguridad en sí mismos, cuando se hace un análisis en profundidad de su personalidad se detecta que pueden ser individuos con muchas carencias y con un sentimiento de inferioridad o vacío desde los primeros vínculos con los padres.

“En los narcisistas se ha estudiado que las relaciones con los padres son de muy poca afectividad positiva. Los padres o no están presentes o no son capaces de darse cuenta de las necesidades del niño, quien tiene que mostrar una imagen de sí mismo grandiosa para que el padre lo vea, se fije”, señala Laura Ruiz, psiquiatra en los centros médicos Milenium Sanitas y en el centro Área Humana en España.