Radioaficionados de Nicaragua se sienten excluidos del SINAPRED

Su mayor función es servir de medio de comunicación ante desastres, crisis humanitarias y para comunicar a las personas de las zonas rurales más recónditas con el resto del país.

Juan Rodríguez, presidente del Club de Radioexperimentadores de Nicaragua, en su estación de radio aficionado. LA PRENSA/LISSA VILLAGRA

El presidente del Club de Radioexperimentadores de Nicaragua (CREN), Juan Rodríguez, afirma que el SINAPRED los ha excluido de sus reuniones de coordinación ante desastres naturales. “Nos sentimos marginados pero no limitan nuestro trabajo porque somos un organismo autónomo e independiente, siempre vamos a apoyar a la población”, expresa Rodríguez.

Según Rodríguez, el CREN es parte de la Comisión de Operaciones Especiales, que es una comisión de trabajo sectorial que establece la Ley 337 del SINAPRED. “Perdimos la comunicación y no sé por qué motivo, estoy hablando de cuando estaba el coronel Ernesto Sosa, con el doctor Guillermo González hubo un acercamiento”, dice Rodríguez.

El CREN es una organización civil sin fines de lucro que existe en Nicaragua desde 1945. Sus miembros son radioaficionados que tienen en sus casas, por lo general, unas pequeñas estaciones de radio con las que se comunican entre sí, y en caso de desastres, con la población y las instituciones. La mayoría de estas personas posee una licencia para operar que les da TELCOR.

Los miembros del CREN no pueden transmitir contenidos comerciales, políticos, ni religiosos, pero sí pueden hablar sobre temas educativos, locales y nacionales.

Sin embargo, su mayor función es servir de medio de comunicación ante desastres, crisis humanitarias y para comunicar a las personas de las zonas rurales más recónditas con el resto del país.

Terremoto de 1972

Rodríguez cuenta que después del terremoto del 23 de diciembre del 1972 en Managua, los medios de comunicación colapsaron y fueron los radioaficionados los que establecieron las primeras comunicaciones con otras ciudades y países para solicitar ayuda.

Según Rodríguez, el presidente del CREN en esa época era Fabián Zarrave S.J., profesor de la UCA. El gobierno lo contactó, él les solicitó ciertas cosas, armó la estación de radio e inició las comunicaciones oficiales con Estados Unidos para solicitar ayuda.

Huracán Mitch

Rodríguez cuenta que el CREN manejó el 98 % de las comunicaciones de crisis durante el huracán Mitch porque las señales se les cayeron al Ejército y a La Cruz Roja.

Él dice que las primeras noticias del deslave del volcán Casita las recibieron de radioaficionados y se las pasaron a la Defensa Civil.

“Nosotros les transmitíamos la información que llegaba de los lugares más recónditos al Gobierno para que ellos tomaran providencia”, afirma Rodríguez.

El presidente del CREN afirma que aunque el Gobierno no los ha tomado en cuenta “nosotros nunca nos hemos separado del servicio gratuito a la población”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: