Taxistas de Managua en 2015 tuvieron «un año muy negativo»

Dirigentes esperan que en 2016 el Irtramma desarrolle proyectos para el beneficio del sector y que ponga mano dura en los taxis piratas

El gremio de taxistas de Managua cerrará el 2015 con la suspensión del subsidio gubernamental, siendo blanco de multas por parte de  Tránsito de la Policía Nacional y sin recibir nuevas concesiones para operar.

“Fue un año muy negativo”, catalogó Emilio Jarquín, presidente de la cooperativa Alejandro 2000.

A la lista de quejas, Vidal Almendarez, presidente de la Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxis (Fenicootaxis), le suma el acoso del Instituto Regulador de Transporte del Municipio de Managua (Irtramma) a los taxistas legales y la pasividad a las unidades piratas para operar y “hacer de todo”.

“Por otro lado siguen autorizando más mototaxis, saturando el corredor y estas se salen a trabajar al casco urbano de la capital”, lamentó Almendarez.

LMV_1431

Los representantes del gremio pensaron que la mayoría de los males desaparecerían con la salida de Francisco Alvarado como director del Irtramma en enero del 2014 y la llegada de Amaru Ramírez, hombre de confianza de Fidel Moreno, secretario general de la Alcaldía capitalina.

Almendarez explicó que el desorden que hay en los taxis piratas provoca inseguridad en los pasajeros por la infiltración de la delincuencia, “no sabés si vas con un (taxi) legal o uno ilegal”.

Para 2016 el sector espera que la dirección del Irtramma asuma su papel, que sea más efectiva y sane los males existentes, que cumpla con la obligación de ordenar el transporte y que promueva proyectos que favorezcan tantos a los socios como a los usuarios.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: