Inversión garantiza crecimiento

Industria bananera sortea con inversión los estragos provocados por fenómenos naturales

Los productores y exportadores de banano finalizan 2015 no solo con indicadores positivos de ventas, sino también con la expectativa de seguir creciendo durante el 2016, pese a que el déficit de lluvia provocado por El Niño y la ceniza resultante de la actividad volcánica vulneraron la producción.

Enrique Gasteazoro, coordinador de exportadores bananeros de Nicaragua, afirma que 2015 fue un año que sortearon mediante la inversión, tanto en tecnología como en el incremento de las áreas de cultivo, los obstáculos que como sector tuvieron que enfrentar. Esto a su vez incidió en la generación de empleo directo en la zona occidental del país.

Gracias a las nuevas inversiones en la industria bananera en 2015 se desarrollaron más de seiscientas hectáreas con una inversión superior a los 15 millones de dólares, que generaron más de mil empleos directos”, explicó Gasteazoro.

Junto con la inversión y la generación de nuevos empleos Gasteazoro sostiene que 2015 lo cierran con unos cinco mil puestos de trabajo distribuidos en tres empresas exportadoras que operan en el país bajo el régimen de zona franca.

También puedes leer: El país no está listo para más sequía

Pero, ¿cuáles son las proyecciones que este sector mantiene para 2016? El coordinador de exportadores bananeros de Nicaragua explica que para el año venidero apuntan a que las exportaciones crezcan en cuarenta por ciento y que la economía nacional perciba unos cuarenta millones de dólares por el envío de esa musácea al mercado internacional.

¿Y cómo se logrará? Gasteazoro sostiene que mediante una inversión estimada en 62 millones de dólares se incrementará el área sembrada para pasar de 2,000 a 2,500 hectáreas.

“Con esa cifra de inversión, más el aumento de áreas, también se demandará mayor mano de obra y de 5,000 empleos directos que logramos este año, se ubicaría en unos 6,000”, agregó el representante de ese sector.

EN CIFRAS

77,251 manzanas de musáceas que engloban plátanos y bananos, reporta hasta 2011 el IV Censo Nacional Agropecuario.

807,800 cajas de banano se produjeron entre enero y junio de 2013, según la última actualización disponible en las estadísticas de producción del Banco Central de Nicaragua. Cada caja pesa 42 libras.

RECUPERAR RENDIMIENTOS

Otro de los aspectos que los exportadores bananeros pretenden se mejore es el rendimiento por hectárea, ya que según José Manuel Arce, presidente de la junta directiva de Agropecuaria de Occidente, desde 2014 se redujo a 2,700 cajas de banano exportable por hectárea, cuando en 2013 se obtenían unas 3,000 cajas por hectárea.

Arce explica que entre los factores que vulneraron no solo la producción sino también la estructura de costos de la misma, fueron la falta de lluvia y la actividad volcánica.

“Primero porque por el invierno irregular no tuvimos la cantidad suficiente de agua y el banano es una musácea que necesita de mucha agua para su desarrollo y sobrevivencia, entonces tuvimos que regar por casi tres meses adicionales y eso nos afectó en un cincuenta por ciento el costo. Luego que las cenizas generadas por la actividad volcánica en los alrededores afecta también el crecimiento de la planta y es peor porque dura hasta dos meses en que el ambiente se limpie”, expresó Arce.

Gasteazoro, por su parte, agrega que invirtieron en el cuido de los racimos, colocando bolsas especiales y una sobrebolsa (minifalda), entre otros.

En ese sentido, Arce afirma sentirse optimista que este 2016 no haya tanta irregularidad en el clima ni de actividad volcánica para que junto a la inversión en la tecnificación de los procesos y el cuido habitual de las matas, se sobrepasen las expectativas del sector de seguir creciendo y aportando al desarrollo económico local.

“Esperamos mejores condiciones climáticas. De hecho las lluvias de noviembre recién pasado (que no se dieron en 2014) van a ayudar a la fruta de verano 2016. Y esperamos un verano menos severo y un Niño moderado”, manifestó Gasteazoro.

También puedes leer: Productores de plátanos sortearon a El Niño

PANORAMA POSITIVO

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuario de Nicaragua, explica que la industria del banano en el país supo sortear muchos efectos del clima y que las decisiones que tomaron desde el año pasado son una muestra que la inversión sigue siendo vital para obtener los rendimientos necesarios.

“Creemos que si siguen trabajando en orden, puedan tener un 2016 mejor de lo que están proyectando”, aseguró Healy.

LOS MERCADOS

El principal mercado para las exportaciones de banano nicaragüense es Estados Unidos y según el coordinador de exportadores bananeros de Nicaragua, Enrique Gasteazoro, también están enviando el producto a países de la Unión Europea, donde pretenden consolidarse y crecer, porque la oportunidad de abastecer a esos mercados es muy buena.

“La calidad del producto, (más) la ubicación geográfica de nuestro país, nos permiten poder atender todos los mercados. También las certificaciones que tiene nuestra producción como la Global Gap, Rainforest Alliance, Sedex y Buenas Prácticas Agrícolas, son solo algunas”, aseguró Gasteazoro.