Oliver Flores se congeló ante Takashi Uchiyama

“Gracias señor y perdóname si he dudado de ti, hoy fue una mala noche pero tengo fe en ti y no blasfemaré, eres nuestro Dios”, indicó Oliver Flores después de ser noqueado por Takashi Uchiyama en el tercer asalto.

Oliver Flores ha sido noqueado en sus dos derrotas en su carrera. LAPRENSA/ AP

“Gracias señor y perdóname si he dudado de ti, hoy fue una mala noche pero tengo fe en ti y no blasfemaré, eres nuestro Dios”, indicó Oliver Flores después de ser noqueado por Takashi Uchiyama en el tercer asalto. Su mente era una jungla de ideas desorientadas, no hallaba a quien culpar, la frustración lo agobiaba y con mucha razón: no fue un suicida ni un cauteloso, llegó a pelear a Japón como si fuera día de los inocentes.

Uchiyama siempre fue el mismo, un peleador escaso defensivamente pero con una pegada de dinamita, que desde el primer asalto empezó su cacería sobre Oliver, quien no reaccionaba, estaba entumido, petrificado, sin sus movimientos acostumbrados, sin hacer un boxeo elusivo que era lo que convenía o fajarse con el campeón que era una fatalidad, pero no hizo nada de eso, el muchacho que tenía una ilusión se congeló.

Cuando cierra los ojos se debe de imaginar retorciéndose en la lona, cerca de la asfixia sin aire producto del gancho al hígado. Flores pudo ganar perdiendo, es decir, en el momento en que se flaquea ante un campeón sólido como era el japonés con sus 11 defensas se puede obtener beneficios haciendo una gran presentación, para que en el futuro se consigan nuevas oportunidades, sin embargo Flores no lo hizo.

Uchiyama después de probar la fragilidad del nicaragüense en los dos primeros asaltos y notar que no era peligroso, decidió jugar, el experimentado peleador no se desesperó en buscar el nocaut, sencillamente estaba minando poco a poco a Oliver sin desgastarse, hasta que en ese tercer round la zurda apareció y todo acabó, Uchiyama no necesitó emplearse por completo.

UNILATERAL

No hubo un solo momento en el cual decir que Oliver Flores se fue encima de su oponente, es más, un golpe en recto de zurda fue el único que le entró a la humanidad de Takashi Uchiyama que llevaba un poco de contundencia.

Uchiyama usó mucho su recto de derecha para dañar a Flores, en el segundo asalto lo cortó del pómulo izquierdo.
Flores quedó con 27 victorias y dos derrotas, además de ganar una bolsa de 35,000 dólares que ayudará a su familia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: