Efectos de El Niño en el ciclo 2014-2015

El último día del año recién concluido el Banco Central de Nicaragua (BCN) publicó las estadísticas de la producción agrícola del ciclo 2014-2015 —inició en mayo del 2014 y concluyó en abril de este año— en medio de un severo déficit de lluvia provocado por la entrada del fenómeno de El Niño, que continúa vigente. Pero la información se limita a los granos básicos.

El último día del año recién concluido el Banco Central de Nicaragua (BCN) publicó las estadísticas de la producción agrícola del ciclo 2014-2015 —inició en mayo del 2014 y concluyó en abril de este año— en medio de un severo déficit de lluvia provocado por la entrada del fenómeno de El Niño, que continúa vigente. Pero la información se limita a los granos básicos.

El informe que se difundió en un archivo separado de las estadísticas históricas que divulga la entidad en su sitio web refleja con respecto al ciclo 2013-2014 una merma de 2.93 millones de quintales en la producción de maíz y de 560,000 quintales en la de frijol. Ambos productos registran disminución en las áreas de siembra y en los rendimientos.

En tanto, la producción de arroz registra un crecimiento de unos 90,000 quintales y el sorgo unos 210,000 quintales, ambos por mejoría en los rendimientos y ampliación en las áreas de siembra.

Las mermas son atribuidas por la institución al “bajo régimen de lluvias que afectó principalmente al Corredor Seco lo que, no obstante, fue parcialmente contrarrestado con mejores resultados en otras zonas del país”.

Desde la entrada de El Niño el año pasado las autoridades minimizaron la magnitud de sus efectos, pero sin divulgar cifras. Nicaragua se convirtió en el único país de la región del que no se conocía el impacto oficial de la sequía en la actividad agropecuaria.

En agosto del 2015 durante una comparecencia en la que se reconoció la revisión hacia atrás de las cifras económicas del país, el presidente del BCN, Ovidio Reyes, prometió divulgar la metodología utilizada para dicha revisión, para que se entendiera el cambio brusco que sufrió la estructura de la economía. También anunció que a partir de ese año la institución sería la encargada de recopilar y divulgar las cifras de producción.

“Hubo un cambio en la recolección de estadísticas. Antes nosotros apoyábamos al Ministerio de Agricultura y hacíamos el apoyo directo hacia esa institución para que recolectara las estadísticas de producción agropecuaria. Este año lo estamos haciendo nosotros directamente”, sostuvo Reyes.

Y añadió “se recogían intenciones y con las intenciones se hacían las proyecciones. Nosotros creo que a más tardar en unas dos semanas ya tendremos la salida de las estadísticas propias del Banco Central que comenzaron a elaborarse a partir de este año y ya vamos a tener la salida de la producción de primera de postrera y de apante. Nos toma tres meses después de finalizado el ciclo”, dijo Reyes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: