Aumenta saña en casos de femicidio

En 2015 se cometieron 53 femicidios a nivel nacional, la mayoría de estos fueron cometidos con armas blancas.

A dos cuadras de su casa, la cruz representa el lugar exacto en que Magali Mercado Dávila fue macheteada junto con su tía. LA PRENSA/ O. NAVARRETE

Con armas blancas, se cometieron 25 de los 53 femicidios registrados en el 2015, según el reporte anual de la organización Católicas por el Derecho a Decidir Nicaragua (CDDN).

Según Ana Evelyn Orozco Andrade, abogada y miembro de la Iniciativa Nicaragüense de Defensoras de Derechos Humanos de las Mujeres “el uso de arma blanca aumenta la saña, la intención en hacerle daño grave a las mujeres, torturarlas. Eso se califica como misoginia en la ley 779 (Ley Integral contra la violencia hacia las mujeres), eso nos indica el odio que tienen estos hombres hacia las mujeres”.

Si bien, en comparación con 2014 que se produjeron 72 femicidios, en 2015 la cifra es menor, esto “no significa que sea una realidad objetiva”, según Orozco Andrade.

“Estadísticamente bajó, según esas cifras, porque la Policía nunca está dando las estadísticas anuales, ya cerramos el año y las comisarías dan solo datos de periodos específicos. La comisaría plantea que efectivamente por su trabajo policial han disminuido los femicidios, pero eso no es significativo para nosotras porque no es una realidad objetiva, habría que analizar qué tantos no se reportan como tales”, afirmó Orozco Andrade.

Las cifras dadas a conocer por las CDDN reflejan que de las 53 víctimas de 2015, 17 tenían más de 41 años. Mientras que otras 16 mujeres asesinadas tenían entre 26 y 40 años.

En cuanto a los agresores, en 17 de los 53 femicidios, los femicidas fueron individuos desconocidos, mientras que 11 fueron cometidos por las parejas de las víctimas.

Otro dato que refleja el informe es que el lugar donde se produjeron la mayoría de los femicidios es en el domicilio. De 53 femicidios, 36 fueron en las casas de las víctimas, 8 en zonas desoladas, dos en la vía pública y el resto en lugares como comiderías, balnearios y centros recreativos.

Para Orozco Andrade, que ocurran femicidios en lugares públicos refleja la falta de seguridad ciudadana. “Si Nicaragua, tanto la Policía como el Gobierno en general, han tratado de destacar que es uno de los países más seguros de Centroamérica, no deberíamos tener esas cifras y también vemos que no solo son los delitos que cometen las parejas, sino también que la calle es peligrosa para las mujeres, si la calle no es segura para las mujeres no hay seguridad ciudadana en este país”, remarcó Orozco Andrade.

NO VIOLENCIA EN LAS ESCUELAS

La educación como fin a la violencia sigue siendo la principal propuesta de grupos de mujeres defensoras de derechos humanos como la Iniciativa Nicaragüense de Defensoras de Derechos Humanos de las Mujeres.
Para Ana Evelyn Orozco Andrade, intengrante de la Iniciativa “A como la Ley 779 lo plantea, debería adaptarse a la currícula escolar el tema de la no violencia de forma integral”.

Orozco Andrade considera que abordar la no violencia desde las escuelas y desde los niveles de primaria, ayudaría a prevenir también el abuso sexual y los delitos sexuales contra niños y niñas, “por eso la educación contra la violencia es importante y no solo abordarlo desde la perspectiva del bullying”.

53 Femicidios se produjeron durante el 2015 en Nicaragua. De estos, 12 se cometieron en Managua, siendo el departamento que más acumuló. A Managua le sigue el Caribe Sur con ocho casos y Chontales con seis.

«Nos preocupa que sigan presentándose cifras altas en Nicaragua teniendo en cuenta la relación de población de mujeres con las cifras de femicidios. Las medidas de prevención que establece la Ley 779 no se están cumpliendo”. Ana Evelyn Orozco Andrade, abogada de la Iniciativa Nicaragüense de Defensoras de Derechos Humanos de las Mujeres.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: