Sean Penn entrevistó a “El Chapo” en la selva mexicana

El actor y el narcotraficante tuvieron un encuentro personal el 2 de octubre, en una zona selvática de México, en la reunión estaba también presente la actriz mexicana Kate del Castillo.

El Chapo, Sean Penn, México

Sean Penn saludando a El Chapo Guzmán. Foto de la Revista Rolling Stone.

La revista estadounidense Rolling Stone difundió una entrevista que hizo el actor Sean Penn a Joaquín «El Chapo» Guzmán cuando el capo del narcotráfico mexicano estaba aún en fuga.

La reunión que el actor estadounidense y el poderoso capo Joaquín «El Chapo» Guzmán en la selva mexicana ayudó a las autoridades a recapturarlo el viernes, según dijo una fuente del gobierno federal.

El actor y el narcotraficante tuvieron un encuentro personal en octubre pasado, en una zona selvática de México, en una reunión en la que estaba también presente la actriz mexicana Kate del Castillo.

Aunque habían quedado posteriormente para que a esa primera conversación siguiera una entrevista formal ocho días después, ese segundo encuentro nunca tuvo lugar, aunque «El Chapo» le envió a Penn una grabación de vídeo con las preguntas que le había mandado.

La revista titula su nota «El Chapo speaks» (El Chapo habla) y relata «la visita secreta al hombre más buscado en el mundo».

Resume las gestiones que hizo para encontrarse con el narcotraficante, usando entre otras personas contactos de la actriz mexicana, y cuenta detalles sobre la vida del jefe del cártel de Sinaloa.

El encuentro tenía como propósito hacer sólo la entrevista para la revista Rolling Stone, pero Sean Penn se hace eco de que «El Chapo» Guzmán había expresado interés en que se hiciera una película sobre su vida.

La revista de rock Rolling Stone público este sábado 9 de enero detalles de esa entrevista, incluida una fotografía tomada el 2 de octubre que muestra a Penn vistiendo una playera negra y saludando de mano al bigotudo líder del cartel de Sinaloa, de camisa azul.

Penn escribió que el capo, de 58 años, le dio un gran abrazo cuando se conocieron en algún sitio selvático, y que obtuvo siete horas de entrevistas presenciales y telefónicas sobre sus actividades delictivas.

«Yo suministro más heroína, metanfetaminas, cocaína y marihuana que cualquiera en el mundo», dijo entre tragos de tequila a Penn en una sorprendente admisión sobre el tamaño de su negocio ilegal.

«Tengo una flota de submarinos, aviones, camionetas y barcos», declaró a Penn gracias a la gestión de la actriz mexicana Kate del Castillo.

El encuentro entre ambos se llevó a cabo la noche del 2 de octubre pasado y siguió hasta la madrugada en un campamento selvático del centro de México.

Penn había llegado allí el 2 de octubre por la noche, desde Los ngeles. Primero había aterrizado en una ciudad central de México que no identificó, y desde allí tomó una avioneta en compañía de Kate del Castillo.

Después se trasladaron hacia un campamento remoto en varios vehículos, uno de ellos conducido por el hijo de «El Chapo», Alfredo Guzmán, y llegaron a pasar por un control militar sin que tuvieran problemas, según el relato de Sean Penn.

Un funcionario del gobierno federal dijo a la AFP que las «autoridades mexicanas tenían conocimiento de esta reunión», que ayudó a la recaptura del narcotraficante más buscado del mundo en su natal Sinaloa, estado situado en el noreste de México con costas en el Pacífico.

La fiscal mexicana Arely Gómez dijo el viernes que las autoridades localizaron al capo en parte por su intención de hacer una película biográfica, por la que llegó a reunirse con actrices y productores. Rolling Stone también publicó un video que muestra a Guzmán sin bigote, contando que trafica drogas desde antes de los 15 años porque en su pueblo natal, La Tuna, «no había oportunidades de trabajo».

«Desgraciadamente, donde yo me crié no había otra manera de sobrevivir», argumentó.

Cuestionado sobre si se siente responsable de los altos índices de adicciones en el mundo, respondió: «Todo eso es falso. El día que yo no exista, no va a mermar el tráfico de drogas».

Extradición a EEUU

La entrevista de Rolling Stone se difundió horas después de que la fiscalía anunció que busca que «El Chapo» sea extraditado a Estados Unidos, un giro de la posición del presidente Enrique Peña Nieto, quien se oponía a enviarlo a cárceles de ese país antes de que se fugará del penal de máxima seguridad El Altiplano, situado a 90 km de la capital mexicana.

La fiscalía mexicana informó que recibió dos solicitudes de extradición el año pasado por acusaciones de varios delitos graves, incluido narcotráfico y asesinato, por lo que obtuvo órdenes de detención con fines de extradición.

«Con la recaptura de Guzmán Loera se deberá dar inicio a los respectivos procedimientos de extradición», indicó la fiscalía en un comunicado en el que no se mencionó una fecha para el arranque de ese proceso que contempla el derecho de «El Chapo» para apelar.

Uno de los abogados de Guzmán, Juan Pablo Badillo, se comprometió a llevar el caso ante la Suprema Corte de Justicia de ser necesario.

«No debe ser extraditado porque en México hay una constitución justa», reclamó el abogado afuera de El Altiplano, al que fue reenviado el capo.

De ese penal escapó la noche del 11 de julio por un túnel con entrada en la regadera de su celda, cavado durante meses, y con una extensión de más de 1,5 km que recorrió en minutos a bordo de una motocicleta adaptada para rieles.

Esa cárcel «sufrió modificaciones que la hacen más segura», aseguró a la AFP una fuente del gobierno federal.
El piso de las celdas se reforzó con varillas de acero que se cruzan cada 10 centímetros.

Incursión mortal

El Chapo» fue arrestado después de una incursión militar en una casa de Los Mochis, Sinaloa, que derivó en una balacera con un saldo de cinco presuntos delincuentes muertos y otros seis detenidos.

«Cuando agarrábamos valor y nos asomábamos por la ventana veíamos a los militares en suelo disparando al portón (del estacionamiento de la casa donde se escondía el capo) hasta que lo abrieron», dijo a la AFP un vecino de ese barrio.

El capo y su jefe de seguridad se escaparon durante la balacera por los pasadizos del drenaje subterráneo.

Perseguidos por marinos, salieron por una alcantarilla, robaron un automóvil y tomaron una carretera, donde fueron interceptados por los militares y trasladados a un motel.

Allí «El Chapo» fue fotografiado sentado en una cama con una sucia playera blanca, un ignominioso final para el capo que trafico miles de millones de dólares en drogas que distribuyó en Europa e incluso Asia.

En el video de Rolling Stone, al capo que en 2001 se fugó de otro penal, se le cuestiona si cree que las autoridades lo quieren asesinar o capturar vivo.

Él responde: «No, yo pienso que si me encuentran, sí me detienen ¿cómo no?».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: