La reina destronada

En los actos públicos no teme mover hombros y caderas al ritmo de "El bombón asesino", o asegurar que la ingesta de cerdo es mejor que el Viagra para incrementar la actividad sexual.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: