Esperan a peregrinos en Esquipulas

El plan pastoral para el Año Jubilar de la Misericordia en toda la Diócesis de Matagalpa será presentado a la feligresía católica durante los festejos religiosos en honor de Nuestro Señor de Esquipulas, los días 14 y 15 de enero, en el municipio de Esquipulas.

Miles de peregrinos llegan a Esquipulas a celebrar al llamado Cristo Negro. LA PRENSA/ARCHIVO

El plan pastoral para el Año Jubilar de la Misericordia en toda la Diócesis de Matagalpa será presentado a la feligresía católica durante los festejos religiosos en honor de Nuestro Señor de Esquipulas, los días 14 y 15 de enero próximos, en el municipio de Esquipulas, adelantó el obispo monseñor Rolando José Álvarez Lagos.

La fiesta en honor del llamado Cristo Negro, a la que anualmente asisten más de treinta mil peregrinos de toda la Diócesis de Matagalpa y de otros territorios del país, incluye multitudinarias procesiones que parten de tres puntos diferentes y sería una oportunidad para “obtener indulgencia plenaria”, señaló el jerarca católico.

“Estamos preparándonos espiritualmente, ya que el Santuario (Diocesano) de Nuestro Señor de Esquipulas es una de las iglesias jubilares donde se puede obtener la indulgencia plenaria este año de la misericordia, de tal manera que estamos animando a nuestros fieles para que vayan confesados o bien puedan confesarse allá porque estará todo nuestro clero ofreciendo el sacramento de la confesión”, dijo el obispo.

Como es tradición, antes de las peregrinaciones habrá misas en los puntos de partida el 14 de enero: la parroquia San Dionisio, en el municipio de San Dionisio; la parroquia Nuestro Señor de Veracruz en la comunidad El Cacao, del municipio de Darío y en el sector conocido como El Rodeo, en la ruta entre Esquipulas y Muy Muy.

Este año, el obispo presidirá la misa en El Cacao y de ahí caminará junto con los fieles hacia el Santuario en Esquipulas. En cada una de las tres rutas, el tramo que recorren los feligreses es de 18 kilómetros en promedio.

Las tres misas en los puntos de partida serán a las 10:00 a.m. y al final de la caminata, los peregrinos permanecerán en vigilia para participar el día siguiente en la Eucaristía programada a las 9:00 a.m., la cual presidirá el obispo junto a todo el clero diocesano.

El obispo Álvarez adelantó que su mensaje estará centrado en “ser misericordiosos como el Padre y la Madre”, aunque también abordará temas relacionados con la coyuntura económica y política del país.

“Así que estamos preparados para esta peregrinación como signo de que somos una iglesia evangelizadora, misionera, desinstalada, como signo de que queremos ser una iglesia siempre de salida, en éxodo, que vaya al encuentro de los demás, principalmente de los más necesitados, de los más pobres, como signo de una iglesia que va caminando hacia la casa del Padre, pero que también quiere estar movida por la fuerza del Espíritu Santo”, dijo el obispo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: