Menos dinero para las iglesias

El Gobierno de Daniel Ortega ha reducido drásticamente fondos a los centros religiosos católicos y evangélicos.

Catedral de León, León

Catedral de León en junio de 2007. LA PRENSA/Archivo

En los nueve años de gobierno del presidente inconstitucional Daniel Ortega, las subvenciones presupuestarias a las congregaciones, iglesias y templos religiosos se recortaron en un 66.43 por ciento, según documentos oficiales.

En las propuestas originales del Presupuesto de la República anuales enviadas por Ortega a la Asamblea Nacional, la partida para subvencionar a los centros religiosos se ha centrado en siete, entre catedrales y parroquias católicas, la Alianza Evangélica de Nicaragua y el Consejo Nacional de Pastores Evangélicos.

La asignación anual entre 2007 y 2008 para distribuir en esa cantidad de centros no pasa de los 350,000 córdobas. Pero a partir de 2009 el Gobierno dejó de proponer darle fondos a la Alianza y al Consejo evangélico, y redujo a menos de doscientos mil córdobas la subvención a las cuatro catedrales católicas: la de Granada, la de León, la Metropolitana de la Purísima de Managua y la Catedral de San Pedro de Matagalpa.

En las iniciativas de Ley de Presupuesto de estos años remitidas por Ortega a la Asamblea Nacional, no se explicó la razón del recorte a los centros religiosos. La Iglesia católica ha sido una voz crítica contra el deterioro de la institucionalidad con el actual Gobierno.

FONDOS AUMENTAN POR SOLICITUDES DE DIPUTADOS

Sin embargo, las asignaciones aprobadas y recibidas al final por los centros religiosos son mayores a lo propuesto por el poder ejecutivo, porque los diputados de manera individual piden fondos para las parroquias católicas e iglesias evangélicas de los pueblos, municipios y departamentos a los que representan.

Es por esa reorientación de recursos solicitados por los diputados a la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea —cuando se discuten los presupuestos anuales propuestos por el Gobierno—, que se incrementan las subvenciones, las que en los nueve años de gobierno orteguista han beneficiado a entre 36 y 107 centros religiosos.

Los informes de liquidación presupuestaria indican que en 2007, gracias a las solicitudes de los legisladores, las subvenciones religiosas ascendían a 21.42 millones de córdobas distribuidos entre 36 centros y parroquias, aunque las mayores partidas (promedio de dos millones de córdobas) las recibieron la Arquidiócesis de Managua, la Asociación de Capellanes Cristianos Evangélicos y el Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas de Nicaragua.

Si bien los siguientes años alrededor de setenta parroquias e iglesias religiosas continuaron recibiendo recursos, las partidas fueron reduciéndose. En 2012 es cuando menos fondos se aprobaron 9.12 millones de córdobas en total, aunque se incrementó levemente en los años posteriores.

Iglesias

“Se les rinde informe (a la Asamblea de los fondos aprobados) porque yo les digo (a los sacerdotes) cuentas claras conservan amistades”. Cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

Para 2016 el monto total es de 12.87 millones de córdobas, dinero que va a repartirse entre 107 centros religiosos entre parroquias, santuarios, obispado, capillas, catedrales, centros pastorales católicos, que son la mayor parte, e iglesias evangélicas.

Eliseo Núñez y Carlos Langrand, diputados del Partido Liberal Independiente (PLI) y miembros de la Comisión Económica, explicaron que se logra aumentar las subvenciones religiosas a través del fondo “contingente” que siempre incorpora el ejecutivo en la propuesta de Presupuesto anual.

Núñez explicó que ese fondo contingente tiene el fin de permitir cubrir gastos imprevistos al Gobierno central o destinar recursos a las necesidades que son expuestas por organizaciones sin fines de lucros, como las iglesias.

PARA MANTENIMIENTO DE LOS TEMPLOS

El cardenal Leopoldo Brenes y monseñor Jorge Solórzano, presidente y secretario general de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, respectivamente, confirmaron que muchas parroquias reciben fondos públicos que se utilizan, en su mayoría, para mejorar la infraestructura de las mismas.

Monseñor Jorge Solórzano dijo vía correo electrónico que “las ayudas del presupuesto a las catedrales y parroquias se recibe para mantenimiento y proyectos concretos como pintura, techos etcétera”.

El cardenal Brenes dijo desconocer el monto asignado para 2016.

“Cada año las parroquias, no solo las católicas, sino todas las iglesias protestantes, otras instituciones meten proyectos a la Asamblea Nacional. Algunas veces son aprobados, otras veces no”, dijo el cardenal Brenes.

El también arzobispo de Managua expresó que las iglesias cumplen con rendir cuentas del uso de los recursos presupuestarios que les aprueban, tal y como manda la Ley presupuestaria.

“Son proyectos muy concretos y específicos; por ejemplo para reconstruir el techo de un templo, la reconstrucción de un templo, la construcción de su muro; son proyectos concretos los cuales los sacerdotes tienen que dar informe con facturas y yo les oriento a los sacerdotes ser muy correctos en los informes”, afirmó el jerarca católico.

Los informes de liquidación presupuestaria indican que las iglesias son excelentes ejecutores de proyectos ya que su cumplimiento es en promedio del noventa por ciento, eso significa que utilizan los fondos para los proyectos que solicitaron.

El diputado Núñez refirió que por mandato de la Ley de Probidad las iglesias que son financiadas con recursos estatales también se someten a la auditoría o inspección que considere la Contraloría General de la República.

9.35 millones de córdobas recibió entre 2007 y 2015, del Presupuesto público Cáritas Arquidiocesana de Managua, aunque en 2012 no le asignaron, según los documentos públicos oficiales.

EVANGÉLICOS RECIBEN MENOS

El detalle de las subvenciones religiosas muestra que las iglesias y agrupaciones evangélicas son las que menos fondos públicos reciben.

En los años anteriores las iglesias protestantes que recibieron fondos no fueron más de diez, siendo en promedio por año entre uno y siete millones de córdobas.

Rafael Arista, presidente de las Asambleas de Dios de Nicaragua, la institución evangélica más numerosa del país con más de 800,000 miembros, aseguró que no reciben dinero del Estado ni del extranjero.

“Todos nuestros programas son financiados por nuestra organización, tampoco recibimos dinero del extranjero. Somos autosostenibles”, afirmó el reverendo Arista.

Arista señala que las Asambleas de Dios contribuyen con el país en el área social, educativa, agrícola y en el área de salud. Por su parte, el reverendo Mario Espinoza, presidente del Consejo Nacional de Pastores Evangélicos (CNPEN), asegura que esa organización no recibe “ni un peso del Estado” desde hace cuatro años. “Nosotros impulsamos y financiamos nuestros propios proyectos sociales y pastorales. No recibimos partida del Presupuesto desde hace cuatro años”, explicó el reverendo Espinoza.

 

¿Por qué darles dinero?

De acuerdo con la Constitución de la República de Nicaragua se es un Estado laico y por tanto “no tiene religión oficial”. ¿Entonces por qué se les da fondos públicos a organizaciones religiosas?
El diputado Eliseo Núñez responde que si bien es cierto que somos un “Estado secular, pero con ciertas características que te vinculan con la religiosidad, que practica la mayoría de la población y en la medida que es importante la religiosidad de la población, la Iglesia sigue teniendo voz”.
Núñez no cree que haya líderes de las iglesias, católica o evangélica, que adquieran compromisos políticos con un gobierno determinado o con los diputados que les respaldan económicamente, “porque están por encima del bien o del mal”.

Cáritas pastoral no recibe

La Iglesia católica tiene la pastoral social representada por Cáritas de Nicaragua. Sin embargo, esta no obtiene fondos del presupuesto, pese a que según el sacerdote Uriel Vallejos, director ejecutivo de esa institución, lo ha solicitado a la Comisión Económica. “Cáritas de Nicaragua no obtiene ninguna cooperación presupuestaria de parte del Estado. Nos sostenemos del apoyo internacional”, asegura Vallejos. Sin embargo, Cáritas Arquidiocesana, que es administrada por el cardenal Leopoldo Brenes, sí recibió en los últimos años dinero estatal, aunque para este 2016 no les fue asignado nada . Cáritas de Nicaragua asiste a sectores pobres, a hospitales con medicinas, camas, sillas de ruedas, alimentos, asistencia a pequeños agricultores con préstamos, todo financiado con fondos del extranjero. La labor de Cáritas Arquidiocesana también es social, asistiendo a niños afectados con VIH y pequeños huertos familiares.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: