Complicadas perspectivas de la economía mundial

Las perspectivas de la economía mundial se han complicado. El fenómeno que más pesa es la desaceleración de la economía de China, la segunda más grande del mundo y la mayor por el valor de sus exportaciones e importaciones.

Las perspectivas de la economía mundial se han complicado. El fenómeno que más pesa es la desaceleración de la economía de China, la segunda más grande del mundo y la mayor por el valor de sus exportaciones e importaciones.

Agobiada por el exceso de capacidad, por el sobreendeudamiento de las grandes empresas estatales y los gobiernos subnacionales, y por unas exportaciones en retirada, la economía china ha visto su tasa de crecimiento declinar de manera apreciable.

Por su parte, la desaceleración de su economía ha repercutido en la disminución del voraz apetito por commodities que ese país exhibió durante su proceso de rápida industrialización y urbanización. En su momento, esta voluminosa demanda por commodities indujo un verdadero auge en el precio internacional de los productos básicos e inauguró una fase de bonanza para los países emergentes —y algunos desarrollados—, exportadores de este tipo de productos.

Debido al lento crecimiento de las economías desarrolladas después de 2009, los capitales fluyeron hacia los países emergentes, contribuyendo a robustecer todavía más la expansión de sus economías, y la sobrevaloración de sus monedas. Muchas empresas de estos países se endeudaron en moneda extranjera, aprovechando las bajas tasas de interés.

Sin embargo, al desacelerarse la economía china se produjo el descenso en la demanda y el precio de las commodities. Los capitales que habían fluido hacia los países emergentes comenzaron a escapar de ellos. Sus monedas se devaluaron, y el valor de la deuda contratada en moneda extranjera, expresada en moneda local, se disparó.

La desaceleración o franca recesión de los países emergentes, cuyo peso en la economía mundial se ha incrementado, se unió a la desaceleración de la economía china y al lento crecimiento de las economías desarrolladas para complicar todavía más una situación global pre-existente de fuerte debilidad de la demanda e incrementar la incertidumbre.

Esta situación encuentra una raíz importante en el lento crecimiento de los salarios reales, que por varias décadas consecutivas han crecido por debajo del crecimiento de la productividad, lo cual redujo su participación en el valor agregado. Debido a que los salarios representan la principal fuente de ingresos de la mayor parte de los hogares en los países desarrollados, esto tiende a deprimir el crecimiento global de la demanda.

La demanda se logra sostener cuando los hogares se endeudan para mantener sus patrones de consumo, pero este expediente está mostrando una capacidad marginal decreciente para impulsar el crecimiento. Ante una demanda anémica, se ha debilitado también la propensión de las empresas a invertir.

Para Nicaragua interesa especialmente lo que ocurra con la economía norteamericana. Las expectativas de crecimiento de nuestra economía para 2015, en gran parte, descansaban en la esperanza de que la recuperación económica de los Estados Unidos arrastraría nuestras exportaciones.

Pero la economía norteamericana también mostró sus propias fragilidades. El fortalecimiento del dólar afectó la producción industrial. Las ventas minoristas experimentaron en 2015 su crecimiento más lento de los últimos 6 años. Las nuevas órdenes de bienes de capital “núcleo” (core) se contrajeron por varios meses consecutivos. Las importaciones cayeron. Las proyecciones de crecimiento para el IV Trimestre de 2015 son mínimas.

De hecho, las exportaciones de Nicaragua a ese país solo crecieron debido a que, por decisión del comprador del oro de la Empresa B2Gold, los envíos que antes se hacían a Canadá se desviaron a los Estados Unidos; descontando el oro, el valor del resto de exportaciones a Estados Unidos se redujo.

Lo que todo esto significa es que los vientos de la economía mundial —que antes impulsaron con fuerza nuestra economía— están cambiando de dirección.

*Economista
acevedo@ibw.com.ni

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: