Autoridades no se pronuncian sobre muerte de peces

Las autoridades de salud de Chinandega aún no se pronuncian públicamente sobre la muerte de peces en el río Acome, ocasionada aparentemente por lavar barriles que contenían químicos.

Decenas de sardinas y tilapias muertas aparecieron el miércoles en el río Acome y se presume que un ciudadano lavó barriles que contenían químicos. LA PRENSA/SAÚL. MARTÍNEZ

Sobre la mortandad de peces en el río Acome, Chinandega, las autoridades de salud no se han pronunciado; no obstante se conoció que el Ministerio de Salud (Minsa) entregó ayer el respectivo informe a la delegación del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), además a la Unidad Ambiental Municipal.

En la colonia Roberto González se ubica la unidad de salud municipal, pero en este sitio se informó que el director Francisco Galeano estaba ocupado.

Un trabajador reportó que se había entregado el informe médico, pero que ahí no les correspondía brindar información del análisis que se efectuó a la corriente y pozas del afluente.

También se conoció que se multó con 35,000 córdobas a un ciudadano que lavó varios barriles que aparentemente contenían químicos.

En una de las viviendas vecinas al puente central Walter Pentzke, donde se lavan los barriles con el químico, la persona que ahí se encontraba indicó que las autoridades habían trasladado a su trabajador al río. “Pero a mí no me han notificado nada”, dijo escuetamente sin identificarse.

Vecinos del río indicaron que al lavar los barriles la madrugada del miércoles, un reguero blanco de tóxico se coló en el desaguadero bajo el puente y mató a las sardinas, tilapias y anguilas que se han adaptado en la fuente.

German Oviedo, vecino al afluente del centro chinandegano, criticó que es triste que todo el río esté contaminado y aunque el Ministerio de Salud pretenda limpiar las riberas, sanearlo resultaría costoso.

El ambientalista y comunicador Francisco Mayorga comentó acerca del plátano y hortalizas que son cultivados por los vecinos del puente Los Millonarios. En ese tramo el agua del río es verdosa por la constante caída de agua pestífera.