Entrega de reses en Nicaragua sigue suspendida

Los ganaderos de Nicaragua consideran como un avance la instalación de una comisión que analizará la estructura de costo para fijar el precio del kilo de la res en canal caliente que pagan los mataderos.

Los ganaderos de Nicaragua consideran como un avance la instalación de una comisión que analizará la estructura de costo para fijar el precio del kilo de la res en canal caliente que pagan los mataderos.

Según Salvador Castillo, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic), tanto ellos como productores y los mataderos deberán presentar sus respectivos estudios el próximo lunes 1 de febrero y de esa forma determinar un precio viable.

Pero mientras esto ocurre, el presidente de Faganic explica que mantendrán la suspensión de entrega de animales a los mataderos por parte de quienes pueden soportar la carga económica que implica la medida.

“Porque si algún ganadero tiene compromisos bancarios y no puede, pues que venda”, manifestó Castillo.

Según los ganaderos, desde finales de 2015, los mataderos redujeron el precio de compra del kilo de res en canal caliente; pasó de unos 120 córdobas hasta alrededor 80 córdobas. Esta situación despertó nuevamente la necesidad de negociar una tarifa.

Puedes leer: Tercia por precio sigue

Para el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Michael Healy, la reunión sostenida el pasado miércoles por los representantes de mataderos y sectores productivos fue “el diálogo esperado”, y considera que lo importante es concentrarse en la reconversión de la ganadería.

“Hoy estamos trabajando en dos temas, en la reconversión de la ganadería y los precios. Lo importante es el diálogo y dijimos que no estemos en los medios volándonos”, expresó Healy.

FOMENTAR LA UNIDAD

Para el vicepresidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua, Álvaro Vargas, es necesario que en la medida que toda la cadena productiva esté unida, en ese sentido se logre la transformación, se identifiquen nuevos mercados, se mejore la calidad, y se eleven los niveles productivos, todo ello para que incida en los precios.

“¿Qué pasa?, los mataderos incrementaron su capacidad de procesar y ahora para ellos también les resulta duro que no les vendamos, y nosotros (ganaderos) tenemos la oportunidad que la venta crezca, así que este es un esfuerzo en conjunto y la idea es encontrar ese punto de equilibrio y que el consumidor también experimente beneficios”, manifestó en conferencia de prensa.