“¿Qué es la oposición?”

Decimos a menudo que el pensamiento político del doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal sigue vigente, inspirando la lucha democrática en Nicaragua.

Decimos a menudo que el pensamiento político del doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal sigue vigente, inspirando la lucha democrática en Nicaragua. Sobre todo ahora que se ha impuesto una nueva dictadura, el pensamiento del Director Mártir de LA PRENSA tiene un gran valor para la formación de los ciudadanos y sobre todo de los políticos que son o aspiran a ser democráticos.

Es el caso, por ejemplo, del editorial del doctor Chamorro Cardenal titulado “¿Qué es la oposición?” publicado en LA PRENSA del 4 de febrero de 1965, el cual reproducimos íntegramente a continuación:

“Durante veinte o más años, núcleos de nicaragüenses de todas las generaciones han luchado contra la imposición de un sistema de Gobierno, agrupándose en lo que se llama ‘la oposición’. Este concepto aparentemente negativo (por cuanto significa estar en contra de algo), tiene sin embargo una dimensión positiva en el fondo”.

“No es un simple estar en contra; no es un actuar en contradicción porque sí; no es una forma de pasión sin raciocinio. Al contrario, es una forma de ser, de esperar, y de actuar, basada en el reconocimiento de ciertos valores trascendentales, que deben mantenerse en una República”.

“El continuismo, el nepotismo, el compadrazgo, la utilización del poder para el enriquecimiento personal, la negativa de oportunidades a todos, el irrespeto a la voluntad mayoritaria en un proceso electivo, y la excesiva protección económica para unos pocos, en perjuicio de las mayorías, son vicios de un régimen que han generado en el pueblo nicaragüense, una lucha larga, encauzada dentro de los grupos, partidos y personas identificados como ‘de la oposición’”.

“Lo anterior lleva a la conclusión, de que esa especie de ‘revolución latente’, de lucha por un cambio fundamental, que en Nicaragua se distingue con la palabra ‘oposición’, tiene sus propias normas, sus ideales, su doctrina positiva, y general a todos los grupos, partidos y personas que participan en ella”.

“No se puede por ejemplo dentro de la lucha opositora justificar el continuismo de una autoridad, por más méritos que esta tenga; no se puede tampoco evadir los cotejos electorales internos, ni se puede buscar ligazones en un sistema de ‘compadrazgo’, donde los más adictos y serviles sean quienes sustituyan a los más capaces, porque si se cae en esos extremos se estará cayendo precisamente, en el vicio que se combate”.

“Pertenecer a esta ‘revolución latente’ que ha sido la oposición nicaragüense durante los últimos veinte o veinticinco años, significa tener que estar en contra de toda violación a los principios republicanos y democráticos, venga ella de donde viniere”.

“No es cuestión, por consiguiente de gritar más duro, o de tirar más piedras, o de decir palabras más fuertes, o de reunir más firmas, sino que es cuestión de mantener con limpieza, los principios que se han proclamado”.

Hasta aquí el editorial escrito por el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal hace 51 años. Juzguen los lectores si tiene validez o no, en las circunstancias actuales y la situación en que se encuentra la oposición.