Juan Manuel Santos promulga ley insignia de promoción rural

"Esta es la ley más audaz de nuestra historia para garantizar el desarrollo del campo. Iniciamos el camino para convertirnos en la despensa de alimentos del mundo"

Fotografía cedida por la presidencia de Colombia del presidente colombiano Juan Manuel Santos (2-i) y el director de la FAO José Graziano da Silva (2d) posando durante una visita este viernes 29 de enero, a la población de Orocué (Colombia) .

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, promulgó este viernes 29 de enero su ley insignia de promoción rural, para impulsar la explotación de más de 7 millones de hectáreas (el área de Irlanda), una decisión muy cuestionada por la oposición de izquierda, ONG’s y la guerrilla FARC.

«Esta es la ley más audaz de nuestra historia para garantizar el desarrollo del campo. Iniciamos el camino para convertirnos en la despensa de alimentos del mundo», dijo el jefe de Estado en el acto de sanción de la normativa en el agrícola y ganadero departamento de Casanare (este), muy golpeado por el conflicto armado de medio siglo.

«Toda esta zona del país (…) que por causa del conflicto no ha tenido la inversión y el desarrollo que ha debido tener se nos presenta como una oportunidad», agregó.

La conocida como Ley Zidres (Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social) será reglamentada en un mes y designará áreas prioritarias para el desarrollo de la agricultura.

Esos 7 millones de hectáreas estarán repartidos en los Llanos Orientales (este), La Guajira (noreste), el Urabá Chocoano y la Mojana, regiones con fuerte vocación agrícola, pero muy afectadas por la conflagración interna, iniciada en los años 1960 como una sublevación rural.

La aprobación de la ley en el Congreso pasó por debates duros con la oposición de izquierda. Tras su sanción, el partido Polo Democrático anunció que demandará la norma ante la Corte Constitucional.

«Nadie, como Santos, se había atrevido a tanto contra el campesinado colombiano», señaló el senador de esa formación Jorge Enrique Robledo, citado en su sitio web.

La normativa «legalizaría la acumulación irregular de predios por parte de empresas nacionales y extranjeras, causando efectos negativos en términos de concentración y expropiación de tierra», advirtió de su lado meses atrás la ONG Oxfam Internacional de lucha contra la pobreza y defensa de los derechos humanos.

¿Concentración de tierras?

La guerrilla de las FARC, que anunció junto al gobierno sellar la paz definitiva a más tardar el próximo 23 de marzo, también ha cuestionado la ley Zidres.

«Las Zidres son zonas de ‘concentración’ de tierras… una puñalada artera a la Reforma Rural Integral acordada en La Habana», aseguró en diciembre en Twitter el líder guerrillero y jefe de la delegación de paz de las FARC en La Habana, Iván Márquez.

Sin embargo, Santos destacó que la ley es igual de importante que el acuerdo parcial de desarrollo rural integral alcanzado en mayo de 2013 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), en el marco de las negociaciones de paz que mantienen en La Habana.

«Esta ley nos va a permitir con instrumentos legales traer inversión y campesinos para que aprovechen las oportunidades, puedan vivir dignamente y puedan producir», defendió el mandatario durante el acto, al que asistieron entre otros el director general de la FAO, José Graziano Da Silva.

«Si el proyecto es de pequeños y medianos empresarios, el Gobierno les compra la producción», apuntó, negando que la norma beneficie a terratenientes o favorezca la acumulación de tierras por parte de los ricos.

El desarrollo rural ha estado en el centro del conflicto armado colombiano, que ha dejado hasta ahora unos 220.000 muertos y más de seis millones de desplazados.