Reacciones mixtas por compra de La Perfecta

Con incertidumbre, pero a la vez con grandes expectativas de que cumpla “sus promesas de inversión”, recibió el sector lácteo la confirmación de que la empresa mexicana Lala absorbió a La Perfecta.

Lala cuenta con 18 plantas de producción, 165 centros de distribución y más de 32,000 empleados en México y Centroamérica. LAPRENSA/ARCHIVO

Con incertidumbre, pero a la vez con grandes expectativas de que cumpla “sus promesas de inversión”, recibió el sector lácteo la confirmación de que la empresa mexicana Lala absorbió a La Perfecta. La compra la convierte en la acopiadora y procesadora de lácteos más grande del país, ya que en diciembre del 2014 adquirió la fábrica Eskimo y en mayo de 2015 inauguró su propia planta en San Benito, Tipitapa.

“Como Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac) hay incertidumbre porque todavía no se han echado a andar los cuatro objetivos que estableció el Grupo Lala cuando llegó al país… Ojalá que ahora, con un solo modelo de producción compactando tres empresas y marcas, Eskimo, La Perfecta y Lala con su planta de San Benito, echen a andar un sistema nacional de compra y transformación de leche”, expresó el presidente de Canislac, Willmer Fernández.

En las últimas semanas la incertidumbre del sector fue alimentada por la decisión de La Perfecta de reducir el volumen de acopio entre sus proveedores.

“Nos redujeron de seis mil a cuatro mil litros diarios sin dar ninguna explicación. Ni siquiera nos enviaron alguna comunicación, simplemente el encargado de la cisterna nos dijo que solo nos iba a recibir cuatro mil litros”, detalla Juan Carlos González, directivo de la Cooperativa de Productores Agropecuarios (Coopan de RL) de Mulukukú, en la Región Autónoma del Caribe Norte.

Según González, como no hay nada oficial no saben qué pasará ni cuánto durará la situación, sobre todo ahora que La Perfecta entró en una etapa de traspaso al ser adquirida por Lala.

Algo similar ocurrió con la Cooperativa Multisectorial de Lácteos Nicacentro, de Matiguás, Matagalpa, que entrega diariamente 42,000 litros de leche a La Perfecta y 22,000 a Eskimo (ahora Lala), a la cual se le notificó una reducción del acopio diario.

Sin embargo la cooperativa no aceptó el recorte y sigue en proceso de “negociación”.

“Nos opusimos terminantemente porque estamos en una etapa de incremento de la producción de leche por la parición de las vacas. Pero estamos preocupados porque no sabemos cómo va a terminar esto”, sostuvo Marco Antonio Rodríguez, presidente de Nicacentro.

A Rodríguez le preocupa que ahora Nicacentro quedó con un solo comprador y ya no tiene certeza de que le sigan comprando la casi totalidad de su producción diaria de leche.

El sector confía en que finalmente el grupo mexicano consolide sus operaciones y que esto a su vez solvente las problemáticas de sobreoferta de leche que se da en algunos momentos del año.

“Nuestra expectativa es que incrementen el acopio, pero también estamos esperando las otras oportunidades que ofrecieron en la parte de asistencia técnica para que sus proveedores desarrollen sus capacidades productivas y el acompañamiento en financiación”, señaló Fernández.

Los tres miembros del sector, consultados por LA PRENSA, reconocen que el libre mercado le da al grupo mexicano la libertad de adquirir todas las instalaciones y marcas que desee; sin embargo ellos admiten que siempre es más sano que haya más competidores, en lugar de una sola empresa dominando el mercado.

Hasta ahora los representantes de la compañía mexicana no se han acercado al sector. Solamente pidieron a Canislac programar una reunión con los representantes del gremio para presentar sus nuevos planes a los proveedores.

“De momento lo que hay es una incertidumbre total porque sumando los requerimientos de las tres empresas la demanda sumaría alrededor de medio millón de litros diarios de leche y si los acopian eso vendría a solventar el problema de sobreoferta, pero eso se sabrá hasta que presenten sus planes”, explicó Fernández.

NUEVA ADQUISICIÓN

La empresa La Perfecta que adquirió Lala fue fundada en 1959.

Procesa y comercializa leche, derivados lácteos y jugos en toda la región centroamericana.

En Nicaragua opera una red de distribución que llega a más de 25,000 puntos de venta.

Cuenta con un portafolio de ocho marcas y más de 130 productos.

Al cierre de 2014 sus ventas anuales superaron los 46 millones de dólares.