Piden anular sentencia a narco de origen peruano

El objetivo de la emboscada aparentemente era impedir que las patrullas llegaran al cementerio local, donde cayó una avioneta cargada con 600 kilos de cocaína.

El condenado Marco Gamboa, pide anular sentencia

Ada Luz Valerio, abogada del peruano Marco Antonio Gamboa Zúñiga condenado a 19 años por narcotráfico y crimen organizado, solicitó ayer a los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia que le revocaran la sentencia de culpabilidad y de lo contrario que le disminuyeran la pena.

Según la abogada, Gamboa era un “triste chofer” del colombiano Alejandro Luis Cano, quien figuraba como dueño de la discoteca Mr. Spong, ubicada en la plaza Bello Horizante, donde rentaba un módulo, pero nunca fue procesado.

“Él es un pobre hombre abandonado que iba para Estados Unidos, pero lo dejaron botado y tuvo que buscar trabajo como conductor. No sabía que su jefe era un narcotraficante”, dijo Valerio.
Gamboa está relacionado a la emboscada y matanza de miembros del Ejército y de la Policía Nacional en Walpasiksa, comunidad del caribe norte del país, en diciembre del 2009. Esta comunidad estaba captadas por narcos y les servían de logística.

El 8 de diciembre del 2009, dos lanchas con 40 miembros del Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional fueron emboscadas por pobladores de Walpasiksa, a 64.8 kilómetros al sur de Bilwi.

El objetivo de la emboscada aparentemente era impedir que las patrullas llegaran al cementerio local, donde cayó una avioneta cargada con 600 kilos de cocaína.

PGR Y FISCALÍA SE OPONEN

Sin embargo, el fiscal Félix Hernández y el procurador francisco Mairena se opusieron a la solicitud y aclararon que durante el juicio se comprobó que Gamboa era el encargado de pagar por la recuperación de la droga que había caído en la avioneta y recibía la droga que venía de Colombia en altamar y garantizar que siguiera su camino hacia Honduras.