Legado de Rubén Darío como tesoro de la humanidad

Libros, poemas, cartas y otras pertenencias del y sobre Príncipe de las letras castellanas fueron donadas al Museo Archivo Rubén Darío, de León y al Instituto Nicaragüense de Cultura, en ocasión del centenario de la muerte de poeta (1916-2016).

“Este cabello pertenece a Rubén Darío y fue cortado por el suscrito momentos antes de colocarlo en el ataúd”, dice la nota escrita por Luis H. Debayle, el médico que atendió a Darío en 1916.LAPRENSA/URIEL MOLINA

“Este cabello pertenece a Rubén Darío y fue cortado por el suscrito momentos antes de colocarlo en el ataúd”, dice la nota escrita por Luis H. Debayle, el médico que atendió a Darío en 1916.LAPRENSA/URIEL MOLINA

Libros, cartas, dibujos, recuerdos darianos como fotos y un mechón de cabello de Rubén Darío, pertenecientes a la biblioteca del periodista Juan Ramón Avilés, fueron entregados por el escritor Carlos Tünnermann Bernheim, a Miguel Martínez, responsable del Departamento de Archivo en el Museo Archivo Rubén Darío.

“Para mí es grato hacer entrega de estos recuerdos darianos que aparecieron en la biblioteca de mi tío político, el periodista Juan Ramón Avilés, y lo hago autorizado por los herederos de Avilés”, dijo Tünnermann Bernheim.

Este donativo fue recibido por Martínez, quien expresó que esto viene “a enriquecer el museo, y que los mismos estarán al público para las consultas respectivas”. También invitó a otras personas a hacer lo mismo.

Carlos Tünnerman B, dona libros, cartas, y recuerdos de Darío, al Museo Archivo Rubén Darío de León, reciben Mercedes Buitrago y Miguel Martinez .LAPRENSA-Uriel Molina
Carlos Tünnerman B, dona libros, cartas, y recuerdos de Darío, al Museo Archivo Rubén Darío de León, reciben Mercedes Buitrago y Miguel Martinez .LAPRENSA-Uriel Molina
LIBROS Y RECUERDOS

Entre lo donado se encuentran el libro Laurel solariego (1909), una compilación de crónicas de Juan Bautista Prado que recoge la visita apoteósica del poeta a Nicaragua en 1907.

La novela inconclusa El hombre de oro, de Díaz Mirón a Rubén Darío, de Roberto Meza, entre otros. Además, el libro Rubén Darío, publicado por Vargas Vila, a un año de la muerte del poeta, en 1917.

Así libros escritos por Tünnermann, como  Rubén Darío y la Generación del 98; Darío siempre, Estudios darianos, y Vigencia y actualidad de Rubén Darío, entre otros.

Tünnermann Bernheim también anunció que la donación incluye poemas, cartas, postales y fotografías históricas.

ARCHIVOS DE CHILE

El Gobierno de Chile a través de su embajador José Miguel de la Cruz, realizó un donativo de más de mil archivos facsimilares de Rubén Darío, entre ellos escritos, poemas y cartas, y conmemorar los cien años de la muerte de Darío.

El que  fue recibido por Luis Morales Alonso, codirector de Instituto Nicaragüense de la Cultura. Asimismo hicieron entrega de ejemplares del catálogo El archivo de Rubén Darío en Chile,  y el libro Los Raros y otros raros, que reúne artículos publicados en varios periódicos chilenos y argentinos por Darío.

El sábado 6 de febrero, el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, visitará el museo y donará una exposición sobre fotos de los funerales de Darío.

Por tanto se necesita ampliar los espacios y mejorar la infraestructura y forma de preservar los archivos darianos. “Necesitamos más vitrinas para los archivos y más espacio, ya que tenemos muchos archivos originales guardados”, señaló Martínez.

Asimismo recordó que existe una Ley creadora del museo de 1963, y en su artículo  No. 3, declara la casa de Darío de utilidad pública, incluyendo los linderos originales, las dos casas que hacen falta, e hizo  un llamado a las autoridades a tomar nota del asunto.

EL CABELLO DE RUBÉN DARÍO

Entre las donaciones  al Museo Archivo Rubén Darío, Carlos Tünnermann Bernheim, reveló que  se encuentra un mechón de cabellos de Rubén Darío

Tünnermann recordó que en 2014 se envió una muestra a España para determinar su autenticidad con una prueba del ADN, pero fue imposible.

Explicó que los expertos le dijeron que el cabello cortado por el doctor L.H Debayle,  tenía que haber sido arrancado del cráneo para que mantuviera su raíz o folículo; pero que este  fue cortado con tijeras.

También se tomaron pruebas de la saliva del nieto de Rubén Darío, Rubén Darío Salgado, para comparar el ADN.