Seguridad escolar

Al iniciar un nuevo año escolar, las autoridades competentes preparan los planes de seguridad escolar y ciudadana como una prevención de las eventualidades.

Marta Díaz. LA PRENSA/JORGE TORRES

Marta Díaz. LA PRENSA/JORGE TORRES

Al iniciar un nuevo año escolar, las autoridades competentes preparan los planes de seguridad escolar y ciudadana como una prevención de  las eventualidades.

El tema de seguridad escolar no solamente abarca prevención a la hora de un sismo, terremoto o erupción volcánica, seguridad escolar también tiene que ver con la seguridad del niño desde que sale de su casa hasta llegar a la escuela y en muchos casos están expuestos a muchos peligros.

En los planes de seguridad se debería incluir el papel de la Policía Nacional que descuida las escuelas ubicadas a la orilla de la carretera  al mar donde no hay señalización y los estudiantes se exponen a ser arrollados por cualquier conductor imprudente, ni la Alcaldía ni el MTI se interesan por señalizar la zona.

En las zonas urbanas las pandillas juveniles  armadas amenazan la seguridad de los estudiantes, estos se reúnen a la entrada de los centros escolares causando terror a maestros, estudiantes y padres de familia quienes han denunciado este problema al que no se le da ninguna respuesta.

Podríamos agregar los expendios de licor ubicados cerca de las escuelas que además de ser un mal ejemplo también son un peligro para la integridad física de los estudiantes. En muchas ocasiones los directores de centro se han quejado pero no hay una sanción para quienes  exponen a los menores a sufrir cualquier tipo de abuso.

Debemos tomar en cuenta no solo el daño que puede causar la naturaleza sino los perjuicios  que puede causar el hombre con su conducta irresponsable, hablar de seguridad escolar es un tema muy amplio y cada quien debe jugar el rol que le corresponde para que nuestros niños  puedan estar totalmente protegidos.