Se incrementan casos de violencia sexual en el Caribe Norte

La violencia sexual, de la cual principalmente son víctimas niños y adolescentes, es el principal problema en el Caribe norte, dice representante de Uraccan que junto a Católicas por Derecho a Decidir crearon un sitio web para observatorio de violencia

Violencia sexual contra niñas y adolescentes, uno de los principales problemas en el Caribe Norte. LA PRENSA/ARCHIVO

La violencia sexual es uno de los problemas sociales más graves que afecta el caribe norte, sostiene Berna Dixon, a cargo del Centro de Estudios e Información de la Mujer Multiétnica de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (Uraccan).

Aunque señala Dixon que la denuncia por casos de violencia intrafamiliar han aumentado en esa región, según los registros oficiales, a su criterio, la violencia sexual es el delito con mayor connotación debido a que las víctimas en su mayoría son menores de 13 años, de ambos sexos.

Situación que se agrava con el narcotráfico, el avance de la frontera agrícola y el turismo sexualmen la región, “que han agudizado los índices de explotación sexual y el tráfico de mujeres y adolescentes y niñas” afirmó Dixon.

Una investigación reciente del centro constata que en varios de los casos de violencia sexual contra niñas, adolescentes indígenas y campesinas, “se observa poca colaboración de las instituciones estatales para agilizar los procesos legales”, criticó Dixon.

“Esta situación rebasa el ámbito doméstico para llegar a espacios públicos donde los factores de vulnerabilidad son mayores” , dijo Dixon quien manifestó que en el tema de la violencia contra la mujer existe un subregistro. Pero en el ámbito laboral, destacan casos como el de las pikineras, mujeres que trabajan en los Cayos miskitos, donde en muchas ocasiones los buzos— generalmente indígenas— les ofrecen mariscos a cambio de sexo. No son denunciados.

Uraccan y Católicas, con apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), dieron a conocer ayer el sitio web Voces Contra la Violencia, a través del cual ponen a disposición de la población la información recabada sobre femicidios, violencia sexual y mortalidad materna.

Magaly Qintana, de Católicas por el Derecho a Decidir, indica que en un monitoreo de cuatro años contabilizan 303 femicidios, de los cuales 53 ocurrieron el año pasado y en lo que va del 2016 ya contabilizan 12 mujeres muertas, y únicamente dos de los femicidas han sido detenidos, en tanto hay 21 prófugos de los casos del año pasado.

La embajadora Laura Dogu, que asistió a la presentación del sitio web, dijo que una mujer que vive con miedo y sufre agresiones, no puede llevar a cabo con éxito su papel como individuo. “La violencia no puede ser parte de un país moderno y necesitamos enfocarnos en los derechos humanos de todos”, sostuvo la diplomática.

VISIBILIZAR LA VIOLENCIA

El observatorio es un aporte fundamental para la visibilización de la violencia en todos sus ámbitos, señala la dirigente del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), Juanita Jiménez.

Y destaca que a través del observatorio se conocerá también los casos que tienen que ver con la violencia institucional como son las muertes maternas. Igual importante, dijo, será conocer los testimonios de las víctimas o sus familias en el caso de los femicidios, “ un elemento importante de la concientización hacia una problemática que es grave, que es cruel, pues hay pretensiones también del gobierno y de todas las instituciones de invisibilizarlo o desconocer cifras reales”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: