Cartas al Director

El 14 de febrero de 1988, ya habíamos soportado ocho años de sistema totalitario que había superado en todo a la dictadura somocista: confiscaciones, cárceles, exilios y un criminal Servicio

AMOR, AMISTAD Y DESMONETIZACIÓN

El 14 de febrero de 1988, ya habíamos soportado ocho años de sistema totalitario que había superado en todo a la dictadura somocista: confiscaciones, cárceles, exilios y un criminal Servicio Militar para que la juventud defendiera gratis y a la fuerza la primera dictadura de Daniel Ortega. Teníamos muchos billetes, algunos resellados con valor de diez millones, pero nada que comprar y también teníamos la mayor devaluación del planeta.

Los matagalpinos nos preparábamos a celebrar el 126 aniversario de la Perla del Septentrión. Todo se frustró porque días antes comenzaron a reconcentrar vehículos livianos y personas con conocimientos bancarios y los encerraban en el antiguo colegio San José, no sabíamos que se estaba poniendo en marcha el brutal y despiadado robo de la historia conocido como “operación Bertha”. El 14 de febrero en todo el país fue una obligación llegar a las casas de cambio y a los bancos para cambiar nuestro córdoba que había perdido tres ceros por un billete nuevo, ahora un mil córdobas valían un córdoba, el cambio máximo eran diez millones por los que se recibían diez mil, el resto de millones se tenían que dejar depositados para retirarse posteriormente, han pasado 26 años y ningún banco ha devuelto un córdoba, los grandes comerciantes perdieron miles de millones, otros perdieron fincas y empresas, muchos se suicidaron y el éxodo fue de 400 mil personas en el exilio buscando nueva vida.

Los orteguistas que ya conocían de la siniestra y macabra operación llegaron días antes con sacos llenos de billetes viejos a grandes comercios, como el Mercado Oriental y el Centro Comercial Managua, y cargaron todo lo que pudieron en camiones militares. Estos asaltantes son los nuevos millonarios que piensan estar eternamente en el poder a cualquier costo, según pensaba Tomás Borge, dueños de empresas, haciendas, comercios y bancos que en cualquier momento pueden decir que quedan congelados los depósitos.

Este sistema fallido y colapsado quisiera que no se recordaran estas cosas, pero el Señor dice: “No tengas miedo; sigue hablando y no te calles, pues estoy contigo, aunque te ataquen no voy a dejar que nadie te haga daño”. Hechos 18:9.

Leopoldo Villalta López.

A FAVOR DEL CARDENAL OBANDO

Quisiera decir unas pocas palabras a favor de su eminencia cardenal Miguel Obando, dada la polémica que se ha desatado por la petición del tirano presidente Daniel Ortega de nombrarlo prócer nacional.

Para empezar, no tenemos el derecho de juzgar al cardenal ni de condenarlo, ya que la balanza de lo bueno o malo e incluso aquello en que se haya equivocado es algo que solo Dios tiene la potestad soberana de juzgar. Por otro lado no importa si es Ortega el que lo propone sino que es el Estado, el pueblo de Nicaragua, al cual su eminencia entregó tanto defendiendo a los oprimidos, a los pobres, a los ricos, a los marginados y a todos aquellos que se les violentaron sus derechos humanos, tanto en la dictadura de Somoza como en la brutal dictadura militar sandinista en los ochenta. Él siempre dio la cara arriesgando su vida para defender con valentía al país de quienes reprimían la libertad y provocaban la injusticia.

Por tanto yo que trabajé con él y fue mi jefe varios años en la pastoral universitaria, por eso lo conozco, es un hombre muy humilde y muy noble, además de muy preparado, se merece en vida un reconocimiento como líder religioso y patriota, a pesar que ahora esté en la acera equivocada de quienes una vez lo odiaron y atacaron tanto, pues a mí me tocó defenderlo en innumerables ocasiones en la universidad de quienes se decían enemigos del catolicismo. Sus razones tendrá que solo él sabe y yo aunque aborrezco al sandinismo y a Daniel Ortega por lo que le hicieron a mi familia y a mi difunto padre, veo como católico con buenos ojos esta distinción que es una simple gratitud. Dios nos ha bendecido con dos cardenales, el primero Miguel Obando y ahora su eminencia cardenal Leopoldo José Brenes, otro gran pastor que se preocupa por su pueblo y no se cansa de difundir la buena nueva a todos los creyentes.

Marlon José Navarrete Espinoza.

EL HÉROE DESCONOCIDO

Con entusiasmo celebramos en Nicaragua el centenario de la muerte de nuestra más grande figura literaria e intelectual, Rubén Darío, principalmente en las ciudades de Matagalpa, León y Chinandega donde Rubén nació, vivió y visitó. Otras naciones del mundo también le han rendido tributo en reconocimiento al aporte y riqueza que dejó a la lengua castellana. Se han hecho decretos de estado, homenajes, recitales públicos, conferencias, oratorias, elecciones de la musa de carne y hueso, celebraciones del día del escritor nacional en honor a Darío, presentaciones de libros de ensayos darianos que rinden homenaje al panida por autores nacionales, y una serie de actividades que culminaron el 6 de febrero fecha en que Rubén se fue de este mundo.

Hay quienes me comentan; ¿que pasará después del centenario de su muerte? y luego afirman con un tono de seguridad: ni se van a acordar del pobre Rubén. Aunque se escucha decir que el Gobierno hará mayores esfuerzos por profundizar y divulgar a Darío en Nicaragua, sobre todo en el sistema escolar que desde luego siempre ha existido pero de manera muy superficial, siempre surge polémica en los gremios sociales y literarios nicaragüenses. La gran pregunta es: ¿Por qué los nicaragüenses no conocemos verdaderamente a Darío? al Darío poeta, periodista, diplomático, cuentista, prosista, al Darío pensador y soñador, al Darío polifacético, integral que ha dado máxima gloria a este pequeño y humilde país. Un país donde se cree hay más poetas que en cualquier otra parte del mundo, aunque irónicamente no somos un país con hábito de lectura, ni mucho menos invertimos lo necesario en la promoción y divulgación de nuestra rica y basta literatura y en donde los libros se venden a precios pocas veces accesibles a la población.

Si bien es cierto que por las diversas razones que sean, hasta la fecha, seguimos desconociendo su vasta obra, el héroe desconocido por sí solo no resuelve el problema de nuestro atraso y desarrollo, de nuestra falta de cultura e interés por las ciencias y las artes. ¿Quién puede digerir de primas a primeras el acervo intelectual y genial que Darío transmite en su obra? El hábito de lectura, el apego a los libros, a la literatura, a la investigación debe ser inculcado desde temprana edad en los niños desde sus hogares y escuelas no meramente como un acto mecánico u obligado de enseñanza. ¿Cuántos niños en el país al menos tienen una biblioteca básica en sus hogares? ¿Cuántos niños tienen el ejemplo de sus padres como lectores? ¿Cuántos niños tienen la oportunidad de que sus padres los lleven a deleitarse en actividades literarias y culturales? ¿Invertimos lo suficiente y necesario como país en una educación integral que verdaderamente nos lleve a conocer y entender a ese hombre que sembró en nosotros el amor, el espíritu y la sabiduría más grande para su patria, el héroe sin fusil, el héroe de las libertades y pensamientos, el héroe desconocido?

Lenín Duarte .

TEATRO MUNICIPAL DE MATAGALPA

El recién inaugurado teatro municipal de Matagalpa se ha convertido en la máxima casa de cultura del norte de Nicaragua, pues allí se llevan a cabo periódicamente un sinnúmero de presentaciones artísticas de gran calidad internacional, que deleitan en grande al público presente, gratuitamente.

Dicho teatro ha venido a llenar un gran vacío que antes existía para los artistas matagalpenses, particularmente los que no contaban con ningún sitio adecuado como el teatro municipal de Matagalpa, para darse a conocer como tales.

Salvador Pérez González.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: