Papa Francisco regaña al clero y al poder político

El papa Francisco llamó la atención a la clase política mexicana para que evite el “camino del privilegio” y trabaje por una “justicia real” y “seguridad efectiva” y momentos después exigió a los obispos a no perder el tiempo “en habladurías e intrigas” y les advirtió: “¡Ay de ustedes si se duermen en los laureles!”, al iniciar ayer su agenda oficial de cinco días en México.

Papa Francisco posa junto al presidente mexicano Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera, en el Palacio Nacional. Este sábado 13 de febrero en la capital mexicana. LA PRENSA/AFP

El papa Francisco llamó la atención a la clase política mexicana para que evite el “camino del privilegio” y trabaje por una “justicia real” y “seguridad efectiva” y momentos después exigió a los obispos a no perder el tiempo “en habladurías e intrigas” y les advirtió: “¡Ay de ustedes si se duermen en los laureles!”, al iniciar ayer su agenda oficial de cinco días en México.

En la primera visita de un pontífice al Palacio Nacional de México, donde se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto, Francisco sostuvo que “a los dirigentes de la vida social, cultural y política les corresponde de modo especial trabajar para ofrecer a todos los ciudadanos (…) justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz”.

Su mensaje fue dirigido a sus anfitriones en México, un país golpeado por la violencia, la pobreza y la corrupción.

“Cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte”, advirtió el pontífice.

Su mensaje fue seguido a través de pantallas gigantes por millares de fieles que se apostaron en el céntrico Zócalo, una plaza construida sobre las ruinas de templos prehispánicos y donde se encuentran la Catedral y el Palacio Nacional.

CON OBISPOS

Tras la cita con Peña Nieto, Jorge Mario Bergoglio se encontró con el clero mexicano en la Catedral de la Ciudad de México, donde los conminó a que “sean obispos de mirada limpia, de alma transparente, de rostro luminoso”.

“No tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar. Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa”, les aconsejó.

Francisco les advirtió: “¡Ay de ustedes si se duermen en los laureles!” También les indicó que no deben “perder tiempo y energía en las cosas secundarias, en las habladurías e intrigas” o en los “vanos proyectos de carrera”.

“No se necesitan príncipes”, les afirmó. “Si tienen que pelearse, peléense. Si tienen que decirse cosas, díganlas. Pero como hombres, en la cara”.

Lea también: Histórico encuentro entre el papa Francisco y patriarca ruso

NARCOTRÁFICO

Además les pidió que apoyen el combate al narcotráfico y la violencia, “comenzando por las familias; acercándonos y abrazando la periferia humana y existencial de los territorios desolados de nuestras ciudades; involucrando las comunidades parroquiales, las escuelas, las instituciones comunitarias, las comunidades políticas, las estructuras de seguridad”.

“La proporción del fenómeno (del narcotráfico), la complejidad de sus causas, la inmensidad de su extensión (…), la gravedad de la violencia que disgrega y sus trastornadas conexiones, no nos consienten a nosotros, pastores de la Iglesia, a refugiarnos en condenas genéricas, sino que exigen un coraje profético”, manifestó.

INMIGRANTES

En el mismo discurso ante el clero, el papa recordó los riesgos y la integración, a veces difícil, de los migrantes que van a Estados Unidos en busca de una vida mejor.

“Son millones los hijos de la Iglesia que hoy viven en la diáspora o en tránsito, peregrinando hacia el norte en búsqueda de nuevas oportunidades”, explicó.

Francisco destacó cómo “muchos de ellos dejan atrás las propias raíces para aventurarse, aun en la clandestinidad que implica todo tipo de riesgos, en búsqueda de la luz verde que juzgan como su esperanza”. Por ello, les pidió que “sean capaces de seguirlos y alcanzarlos más allá de las fronteras”.

VIRGEN DE GUADALUPE

El papa se recogió en oración durante 20 minutos ante la Virgen de Guadalupe en el llamado “camarín” de la basílica mexicana, la pequeña sala abovedada donde se conserva la imagen de la “Morenita”.

Tras la misa que celebró en la basílica de Guadalupe, Francisco como había deseado quiso entrar en solitario en el “camarín” donde se encuentra la imagen plasmada en la tilma (manta) de San Juan Diego, el indígena a quien se le apareció la Virgen.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: