Yo cliente

Yo soy tu cliente. Mírame bien. Tengo un pánico indescriptible al mal servicio, los atrasos y las mentiras o promesas incumplidas. Odio perder mi tiempo y el dinero que tanto me cuesta ganar. Mi salud se desgasta cuando me estreso, cuando tu producto no funciona como yo espero, o si demoras en atenderme/resolverme.

Yo soy tu cliente. Mírame bien. Tengo un pánico indescriptible al mal servicio, los atrasos y las mentiras o promesas incumplidas. Odio perder mi tiempo y el dinero que tanto me cuesta ganar. Mi salud se desgasta cuando me estreso, cuando tu producto no funciona como yo espero, o si demoras en atenderme/resolverme.

No me interesa que me hables de lo bueno que eres cual si fueras un egocéntrico/narcisista. Quiero que me muestres cómo tus productos y servicios me ayudarán a hacer realidad mis sueños, a vivir mejor, a gastar menos, a simplificarme la vida.

Sufro por ser minoría frente a tus “políticas y procedimientos” empresariales. Estoy solo frente al mundo y la verdad me cuesta trabajo ver la auténtica vocación de tu gente preocupándose, aunque sea un poquito por mí.

Recuerda que pago tu salario con mi dinero, y eso me da derecho a ser bien atendido y a recibir más valor de lo que pago.

Recuerda que tengo necesidades de alimentación, salud, seguridad, vivienda, deseo ser apreciado, reconocido, respetado; quiero desarrollar mi potencial y disfrutar tiempo de calidad con mis seres queridos. Te has puesto a pensar ¿En qué de todo eso realmente me estás ayudando?

Ayúdame a saber si tu producto sería la mejor opción para mí, muéstrame cómo le ha resuelto el problema a otras personas que se me parecen; demuéstrame que eres alguien serio con quien vale la pena hacer negocios.

Yo cliente, voto con los pies y si no encuentro en tu empresa lo que busco, seguramente lo haré con tu competencia.

Dame garantías que me den la seguridad de poder comprarte con confianza. Y si no cumples tus promesas, permíteme devolver el producto y compénsame por mi tiempo/dinero perdidos.

Tu mejor inversión es formar buena gente y crear una cultura de que yo cliente soy importante. Crea la vocación de no solo atenderme, sino de preocuparse por mi bienestar. Entiende de una vez que sin mí tu empresa no tiene sentido.

Yo cliente, te sugiero respetuosamente que aprendas a responsabilizar a tus gerentes y empleados de la necesidad de estar cerca de mí, de proveer un servicio rápido, amable y bien hecho. De facilitar y simplificar tus procesos burocráticos para permitirme comprar con cero molestias.

Muéstrame dónde está ese producto bueno, bonito y barato que a mí me interesa comprar.

 (*)educacionfinancieranic@gmail.com – Aprende más en: www.123libertadfinanciera.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: